Entradas

¿Qué me llevo en la maleta para la Riviera Maya?

Pues creo que este post va a ser rápido y obvio, ya que solo hay que contestar a una pregunta: ¿Qué te llevarías al paraíso? Y es que la Riviera Maya es el paraíso terrenal, así  que apunta cuáles son los imprescindibles que tienen que ir en tu maleta para disfrutar al 100% de tu próxima aventura:

  • Protección solar biodegradable. Si, esto es súper importante. Nos solemos llevar nuestra crema solar que utilizamos en la piscina del barrio, pero al llegar allí nos damos cuenta de que en muchos de los cenotes y parques naturales no se nos permite su uso para no dañar la fauna y la flora local. Así que lo mejor es que acudas a tu farmacia y preguntes por estas cremas que no dañan el medio ambiente y así salimos ganando todos.

  • Protección antimosquitos biodegradable. Y con esto pasa lo mismo, no vale uno cualquiera, tiene que ser biodegradable. Es más, asegúrate de que es extra fuerte, ¡ya que los bichitos de allí no son los de Europa! Aún así vas a volver con alguna que otra picadura de a saber que animal (yo me volví con el cuerpo lleno). Para que sea más efectiv0, recuerda echártelo una media hora antes de salir a la calle, si te lo pones en el momento tardará en hacer efecto.

  • Adaptador de viaje.  Nada más llegues a México y pongas tu teléfono a cargar te darás cuenta de que no podrás enchufarlo a la corriente sin más, te hará falta un adaptador. Estos los venden por internet o en los chinos de tu pueblo y tienes que comprar el tipo americano para que no tengas ningún problema. Puede ser que algunos hoteles tengan enchufes europeos pero es mejor prevenir que curar y llevarse uno que valen muy baratitos. Como dato, en México el voltaje común es de 127v, tenlo en cuenta si te llevas algún aparato como secadores o planchas de viaje.

  • Ropa cómoda y que transpire. Sobretodo que transpire. Hay días que la humedad del país es inosportable, sudas nada mas poner un pie en la calle, no exagero. Así que a poder ser, es mejor que llenes la maleta de ropa ligerita y que sea muy cómoda para no agobiarte, sobretodo cuando visites alguno de los yacimientos mayas, no suele haber sombra y las temperaturas que se alcanzan son muy altas. Así que también es recomendable algo para cubrirte la cabeza y mucha mucha agua en todo momento.

  • Documentación. Este punto es el más imprescindible de todo el viaje, sin esto no hay vuelo, así que no hay paraíso. Pasaporte, es el documento esencial para poder entrar en el país, recordar que tiene que tener una fecha de vencimiento mayor a 6 meses, si no cumples este requisito se te negará la entrada. Además del pasaporte, a la entrada al país, te van a  hacer rellenar un formulario donde te preguntarán el motivo de tu estancia, días, hoteles en los que te alojas… Después te van a dar una copia de un resguardo que tendrás que pagar al finalizar tu viaje, esto es muy importante así que guárdalo muy bien en tu maleta. Como consejo es bueno que siempre lleves a mano una fotocopia de tu pasaporte y tu documento de identidad para evitar daños mayores.

  • Seguro médico. No es algo obligatorio pero si muy recomendable. En caso de urgencia médica y hospitalización (esperemos que no se de el caso), los costes podrían ser muy elevados dejándote una deuda bastante grande, así que es mejor curarse en salud y contratar un seguro de viajes, son  muy baratitos e irás mucho más tranquilo durante todo el viaje.

  • Botiquín. ¡Otra cosa muy importante para llevar en nuestra maleta! Si tenemos algún tipo de enfermedad o necesitamos alguna medicación no podremos olvidarnos de llevarla con nosotros, ya que una vez allí puede ser muy difícil conseguirlas. Además es bueno llevar algunas pastillas genéricas, ya que es muy común poder coger alguna gastroenteritis al beber agua, o encontrarnos un poco mal a causa del jet lag. Es bueno planificar unos días antes todos los medicamentos que nos podrían hacer falta durante nuestra estancia y ponerlos todos en algún pequeño neceser.

  • Dinero. Llévate dinero para cambiar en destino te sale mucho más barato que cambiarlo aquí. Lo aconsejable es llevar euros ya que sale mejor al cambio que dólares, así que calcula más o menos cual va a ser tu presupuesto (comidas, souvenirs, excursiones, gastos extras…) y te llevas lo que creas necesario. Si ves que te va a faltar liquidez estando allí no te preocupes, puedes sacar dinero del banco, te cobrarán una comisión así que es bueno que consultes con tu entidad bancaria que condiciones tienes contratadas para estos casos en el extranjero. Si ves que vas a llevar mucho dinero encima yo te recomiendo una riñonera de las que se ponen bajo la ropa, son muy seguras y nadie notará que la llevas puesta, llevando tu dinero bien a recaudo.

  • Batería externa. Te vas al paraíso y eso implica hacer miles y miles de fotos, así que no te va a venir mal llevarte una batería externa para luego no llorar cuando tengas el móvil sin batería a mitad de tarde y no puedas hacer ninguna foto del atardecer tan maravilloso desde Isla Mujeres. Además si eres un loco de la fotografía, no te olvides tu cámara (ojo con la humedad eso si) y si tienes alguna cámara deportiva que van a venirte genial para hacer snorkel o bañarte en los cenotes…¡llévate el equipo entero!

Bueno estas son las cosas mínimas que tendrás que llevar a tu viaje a la Riviera Maya para que una vez allí no eches a faltar alguna y tus vacaciones se conviertan en todo un dramón. Y si eso pasa, don´t worry! Estás de vacaciones y todo en la vida tiene solución.

¡A seguir sumando kilómetros!

Valladolid, el oriente maya de Yucatán

Durante mi viaje por la Península de Yucatán, tenía muchas ganas de conocer la verdadera vida en México. Los resorts, las playas con aguas turquesas, las avenidas llenas de discotecas y los restaurantes hechos para el disfrute del turista no era lo que más me llamaba la anteción. Así que decidí visitar una de las ciudades más bonitas y originales de México: Valladolid.

Valladolid se encuentra a unos 160 km de Cancún y a tan solo 50 km de yacimientos arqueológicos como Tulum, lo que la convierten en una ciudad de paso para los turistas que buscan algo diferente en su ruta. Nada más bajar del autobús te vas a enamorar. Sus callecitas coloniales, con casas de todos los colores, te harán sacar la cámara de fotos ¡y quererlas fotografiarlas todas!

Su fundación data del año 1543 por conquistadores españoles y de ahí le viene su nombre, de su homónima ciudad española. A día de hoy es una de las ciudades más grandes y modernas del estado de Yucatán, en la cual podrás encontrar desde tiendas de artesanía y trajes típicos, a las clásicas tiendas de souvenirs para turistas.

¿Qué cosas podremos visitar en la ciudad de Valladolid?

  • Iglesia de San Servacio. Se trata de la iglesia más famosa y más importante de la ciudad de Valladolid. Data del año 1543 pero fue remodelado debido a un crimen que se cometió en su interior, donde murieron dos alcaldes a mano del pueblo, y se llegó a cambiar hasta la entrada principal del templo. Hoy en día conserva dos importantes esculturas dedicadas a San Pedro y San Pablo. Durante los días festivos, la decoran con unos banderines que van desde el parque a sus torres más altas, así que si tienes suerte la verás más bonita aún.

  • Calzada de los Frailes. La calle más colorida y colonial de Valladolid es la Calzada de los Frailes. Una tras otra, las casas de diferentes colores en tonos pastel te van descubriendo diferentes tiendas (no te olvides de comer una rica paleta casera), diferentes comercios o casas particulares cuyas puertas permanecen abiertas y los vecinos sentados en la calle. Sin duda es un placer simplemente el pasear tranquilamente y tomar mil fotos de cada una de las fachadas…¡te van a gustar todas!

  • Convento de San Bernandino de Siena. Y si nos alejamos un poco del centro, nos encontraremos con el barrio de Sisal, donde se encuentra una de las maravillas de Valladolid, el Convento de San Bernandino de Siena. Fue fundado en el 1552 por la orden de los franciscanos y ha llegado hasta hoy en día en bastante buen estado de conservación. No os perdáis su maravilloso jardín con unos gruesos muros que protegían el edificio construído encima del cenote Sis-Há, del cual extraían agua mediante una noria que aún hoy en día se puede ver en el centro de su claustro. Este claustro es precioso, pintado de un tono rosado que hará las delicias de los amantes de la fotografía.

  • Casa de los Venados. Es una de las mayores casas coloniales de Valladolid, hoy en día reeconvertida en un museo de arte popular mexicano. En su interior podrás encontrar más de 300 piezas que nos cuentan la historia, tradiciones y costumbres de la Península de Yucatán. Si te apetece saber un poco más de la historia de esta casa y de este peculiar museo, se suelen ofrecer visitas guiadas para todo aquel que lo solicite. Además en ocasiones especiales se hacen conciertos y eventos en sus salas por lo que si tienes suerte podrás disfrutar de la música mexicana en una casa colonial auténtica.

  • Parque Francisco Cantón. Antiguamente, en el lugar donde hoy en día encontramos el parque, había una gran pirámide Maya que fue destruída y en su lugar decidieron crear un punto de encuentro para la población: el parque Francisco Cantón. Hoy en día es un lugar muy agradable donde sentarse a descansar junto a su fuente principal, escuchar música en directo o degustar un rico dulce de papaya. También es el lugar de encuentro de los enamorados, los cuales se sientan en los bancos del parque a declararse todo su amor… ¡así que toma nota si vas con tu pareja!

  • Cenote Zaci. Si quieres un poco de acción moverte de Valladolid, la solución perfecta es el Cenote Zaci. Se encuentra muy cerquita de la Plaza de la Sultana de Oriente y es uno de los cenotes a cielo abiertos más grandes e impresionantes de toda la Península de Yucatán. Se accede a él por una especie de gruta y cuando termina la vista te deja sin aliento. Tiene unos 80 metros de profundidad y 40 metros de roca sobre él, toda una maravilla de la naturaleza. Una de las cosas más bonitas de este lugar es el sonido de las golondrinas, ya que cientos de ellas han creado sus nidos en las rocas del cenote y podrás oírlas mientras te das un relajante baño.

 

Valladolid es toda una perla mexicana. Si vais a pasar unos días visitando la Península de Yucatán no podéis dejar a esta ciudad fuera de la ruta, yo me enamoré de ella nada más pisarla. ¡Espero que la disfrutéis al máximo y a la vuelta me contáis que os ha parecido!

¡A seguir sumando kilómetros!

Tulum, el templo del dios del viento

¿Sabes de esas fotografías que se te quedan gravadas en la mente y deseas ir a poder vivirlas con tus propios ojos? Pues a mi eso me pasó con Tulum.

 Zama como originalmente fue llamada por sus habitantes era una próspera ciudad entre los siglos XIII y XIV.  A orillas del mar Caribe, se alzaban sus principales monumentos como la Casa de las Columnas o el Castillo. Pero sin duda, lo que más deja sin aliento de Tulum es el Templo del Viento, desde el cual hay un camino que conducía a un cenote que abastecía de agua potable a la ciudad.

Su gran estado de conservación se debe en gran parte a su magnífico sistema defensivo: enclavado arriba de un acantilado, con el mar y la barrera de coral como protección, era casi imposible el poder atacar esta antigua ciudad maya. Los españoles, al llegar a sus costas se quedaron maravillados por la grandiosidad de la urbe y Juan Díaz llegó a decir que era una urbe tan grande como Sevilla.

Tenía tantas ganas de conocer este yacimiento arqueológico que casi lloro al pisarlo por primera vez. En cada uno de sus edificios se respira la historia viva de México, desde la construcción de los primeros edificios alrededor del año 400 d.C. hasta la llegada de los españoles a las costas mexicanas. Pero hoy en día ya no está habitado por esta gran civilización, si no por cientos y miles de iguanas, que van a posar, casi sin inmutarse, para la gran cantidad de fotos que les querrás hacer, cual reyes mayas sentados en sus tronos.

¿Quieres aprovechar al máximo tu visita a este recinto arqueológico? Pues aquí van algunos tips que espero que te sirvan para disfrutar y emocionarte de este pequeño gran trozo de la historia de la humanidad:

  • La entrada son 70 pesos por persona, además si vas en tu coche tienes que añadirle el precio del párking, que suele rondar los 100 pesos por vehículo. Si vas en una excursión contratada olvídate de este gasto.
  • Si quieres tener el yacimiento para ti solo te recomiendo que vayas a primerísima hora de la mañana. Es uno de los lugares más visitados de México y se pone a reventar, así que es mucho mejor madrugar un poquito y estar allí a las 8 de la mañana que es cuando abre. Y por cierto cierra a las 5 de la tarde.

  • Lleva a mano algo de agua para ir siempre hidratado. Las temperaturas y la humedad son muy altas así que es mejor que bebas agua o cualquier refresco de vez en cuando para no tener ningún susto. Si no llevaste nada líquido no te preocupes, a la entrada al parque encontrarás diversas cafeterías y tiendas para comprar lo que te haga falta
  • Si vas con tiempo de sobra te puedes dar un baño en la playa que hay justo debajo de los acantilados, la Playa Paraíso. Es un buen plan para acabar con la visita y refrescarse un poco. Eso si, si te gusta bucear o hacer snorkel, recuerda llevarte tu equipamiento, allí no hay ningún local donde alquilarlos.
  • Calzado cómodo. La gran mayoría del sendero es de tierra y con algunas subidas, bajadas y escaleras, así que intenta llevar un zapato que lleves con la mayor comodidad y que te sujete bien el pie.
  • Si vas en transporte público, asegúrate que este va a las ruinas, ya que algunos solo van a Tulum pueblo. Una vez bajes del autobús hay dos opciones. O bien ir andando hasta la entrada al yacimiento ( unos 15 minutos), o bien en un trenecito que lleva a todos los turistas que no quieren andar mucho.

  • Mi recomendación es contratar un guía local. La historia de Tulum es interesantísima y es una pena que una vez allí solo os llevéis una foto bonita pero nada de su historia. Así que negocia el precio con ellos y estate atento a la maravillosa historia de esta ciudad maya
  • Mi súper consejo no solo para Tulum, si no para todo México: no te olvides de tu repelente de mosquitos…¡no puedes vivir sin él! Recuerda echártelo una media hora antes para que haga efecto… ¡y adiós mosquitos!

Espero que con estos consejitos vuestra visita a Tulum sea de lo más agradable y fácil. Eso si, ¡no os olvidéis de la típica foto de postureo con el Mar Caribe!

¡A seguir sumando kilómetros!