Entradas

,

Cañete de mis amores

canete-4

Allá por el año 2011, siendo yo una jovenzuela, decidí hacer la maleta e irme a vivir al campo. Y no un campo cualquiera no… ¿sabéis donde Cristo perdió la zapatilla? Pues allí. Grandes montañas, ríos caudalosos, ovejitas pastando al lado de tu casa, campos llenos de amapolas, y muchos, pero muchos, polares de Quechua…

Recuerdo mi primer fin de semana en el pueblo. Un vecino me dijo emocionado que había llegado en una época magnífica: ¡ese fin de semana celebraban la fiesta de los quintos! (Ya podéis imaginaros lo que yo creí que era la  fiesta de los quintos, cerveza everywhere…). Pues allí que me enfundé yo mi faldita roja, mis preciados tacones y me hice un moño bien bonico, que la ocasión lo merecía, oye. Al llegar a la carpa donde era la fiesta, me encontré ¡con que todo el mundo iba en vaqueros y con sus preciados polares de Quechua! Y no solo eso, amigos, ¡estaban bailando la Campanera! En ese mismo momento, me enamoré perdidamente de aquel pueblecito de la España profunda, Cañete.

canete-7

El pueblo te atrapa desde el primer momento en el que lo ves. Desde su calle más pequeña, la cascada del Río Tintes, la ermita en honor a la Virgen de la Zarza, la muralla que rodea la población y el imponente castillo en sus alturas. Y si todo esto lo adrezamos con la maravillosa comida que hay en la Serranía Conquese, ten por seguro que un trocito de tu corazón se quedará allí.

canete-6

Y es que, viajeros míos, ¿sabéis lo bien que se come en Cuenca? El Ajo arriero, es una especie de paté hecho con patatas, ajo, huevo, aceite y bacalao, que con unas tostaditas está para chuparse los dedos; el Morteruelo, es un guiso desmenuzado y bien machacado, cocinado con diferentes carnes de caza (es mi plato favorito de la zona, se me hace la boca agua al recordarlo); y los Zarajos… esto mejor no lo explico, os los pedís, los disfrutáis, y ya luego, si eso, preguntar de que está hecho este plato :).

cazuelita-de-morteruelo

Desde Cañete, que está situado en pleno corazón de la Serranía, nos podremos desplazar y conocer sus alrededores:

-Mi favorito, el Nacimiento del Río Cuervo. Este paraje natural es precioso en cualquier época del año, de hecho, ahora en invierno, es toda una gozada ver la cascada totalmente helada formando estalactitas y estalacmitas. Si lo visitáis, no os olvidéis de parar en el  Bar la Tejera y decirle a su encantador dueño Luis, que os sirva una tapita de embutido de ciervo, que además de estar buenísimo, es muy bajo en grasa ¡y nos va a venir genial para la operación bikini post navidad!.

nacimiento-del-rio-cuervo

La Ciudad Encantada. Se trata de un parque natural con formaciones rocosas, las cuales, si dejamos volar un poco nuestra imaginación, podremos distinguir un elefante, unos barcos, dos amantes a punto de besarse, un tormo… ¡Y hasta una pata de jamón! O al menos eso distiguí yo…igual es que ese día tenía yo mucha hambre… La entrada son 3€ y el recorrido dura sobre una hora.

ciudad-encantada

-A una horita de Cañete se encuentra Cuenca, ciudad Patrimio de la Humanidad. Si queréis quedar como dos turistas profesionales ahí van dos tips: Son casas colgadas, no colgantes (colgar cuelgan otras cosas); y nunca, pero nunca nunca, le digáis a un conquense: ¿Y hacia donde miran los de Cuenca? Que mal les sienta, oye.

La capital es muy sencillita de visitar. Es como una raspa de pesacao: tiene una arteria principal y luego espinitas que van saliendo hacia los lados. Mi recomendación es que aparquéis el coche arriba del todo y luego al finalizar la visita, toméis un autobús urbano para subir otra vez a la parte alta de la ciudad. Y esto os lo digo porque e visto a mas de un turista sudar la gota gorda con las cuestecitas de Cuenca…ya me lo agradeceréis ya.

¿Y que podremos visitar? La Catedral, Torrremangana, las famosas Casas Colgadas, el Puente de San Pablo, las hoces a los ríos Júcar y Húecar, sus preciosas callejuelas, los diferentes museos de arte contemporáneo que alberga la ciudad… y si todo esto os parece poco y queréis echaros unas risas, os recomiendo al mejor guía del mundo mundial, Guillermo,Turalia, es todo un espectáculo de hombre.

cuenca

Pero ahora nos volvemos a nuestro rinconcito de la Sierra, Cañete, ya que después de un día tan agotador, tendremos unas ganas enormes de tomarnos un buen vino de la zona, acompañado con un queso manchego, junto a la lumbre de una gran chimenea ( me estoy dando cuenta de que siempre hablo de comida… muy mal llevo la operación bikini). ¡Pues deseo concedido! En el Hotel Hostería de Cañete os vais a sentir como en casa. Es un establecimiento familiar, donde Cesar os va a hacer sentir como uno más. En todo momento estarán pendientes de que os encontréis cómodos, ¡y si os descuidáis hasta os ponen a cocinar con gorro de chef incluido!

hotel-2

Eso si, que sepáis que de allí volvéis con cuatro kilos de más: un montado para ellos es la barra de pan menos el piquito, pides gachas manchegas para uno y de ese plato puede comer hasta el cura del pueblo… ¡y si no os lo creéis preguntarle a mis amigas!. ¡Aún me siguen recordando los bocatas de panceta y lomo que se metían entre pecho y espalda!.

Así que mis cuquiviajeros, si tenéis unos días libres y queréis perderos y que no os encuentre nadie (pero literal, había días en los que no tenía cobertura), vuestra mejor opción será mi querido Cañete. Disfrutar y llenaros de aire puro los pulmones, contar las infinitas estrellas que cubren su cielo, ¡y hacer miles de fotos! ¡que tu Instagram está deseando enseñar lo bien que te lo has pasado en el campo!.

canete-3

¡Seguid contando kilómetros mis viajeros!

 

Web turismo de Cuenca

Información Ciudad Encantada

Web turismo de Cañete

Información Nacimiento del Río Cuervo