Entradas

Blogtrip a Altea: Vive la experiencia blogger

Feliz Navidad Viajera

Hoy me voy a poner ñoña, no esperéis un post sobre algún pueblito bonito o como viajar más barato. Estoy aquí en el sofá escuchando a los niños de San Idelfonso cantar miiiiiill euroooos y me ha entrado la vena navideña.

Si, para mi la navidad empieza hoy, cuando pongo la tele a tope de volumen y espero que digan mi número con toda el ansia del mundo. Luego,como todos los años, no me toca na de na y me da una envidia enoooorme ver las noticias ( las cosas claras, envidia de la mala). Pero bueno, ¡lo importante es que ya ha empezado la navidad! Hay haters a muerte de esta época, pero ¿sabéis que? Es una época del año en el que vuelvo a ver a mi querida Sarai (mi holandesita), es la época del año en la que nos juntamos a cenar todos juntos, en la que espero con ansias la noche de reyes (si, yo aún me sigo despertando bien pronto el día 6 para buscar mis regalos), y lo más importante de todo, ¡como hasta reventar! Jamón, gambas, carne, bombones, turrones… ¿en qué otra época del año puedes comer todas estas cosas sin sentirte mal?

Pues eso, que estoy aquí en el sofá escuchando a la maravillosa Aya ( miiiiiiiiiilll eeeeeeeeurroooos, que energía le pone la niña), y he estado haciendo un vistazo atrás a este año. Y es que 2017 no ha sido un año normal. Hace casi justo un año, con un copazo de Puerto de Indias en la mano, decidí que ya era hora, que me tenía que enfrentar a mis miedos y hacer algo que siempre había deseado, abrir un blog. Y así fue, en febrero del 2017 empecé con esta aventura. ¿Y sabéis quien me leía al principio? Mi madre, tal cual. Llegué a pensar si algún día alguien me comentaría algún post, o si mis fotos recibirían algún me gusta en Instagram.

Y de repente apareció mi gurú, mi querida Raquel de Creando Realidades ( si no la conocéis, estáis tardando en seguirla, es maravillosa) y fue quien me enseñó cual era mi camino. Fue la primera que creyó en mi y me dio ese impulso que me hacía falta. Y a partir de ahí todo fueron cosas buenas, he conocido a gente taaaan maravillosa, todos y cada uno de los bloggers que se han ido cruzando en mi camino me han hecho cambiar un poquito, me han hecho que mi forma de viajar sea diferente y que aprecie todos y cada uno de los destinos que visito.

Si alguno de vosotros está pensando en abrirse un blog, adelante, aunque no os lea nadie, aunque sintáis que el algoritmo de Instagram juega en vuesta contra, o aunque Facebook esconda vuestra página ya que no pagáis publicidad, sea cual sea vuestro miedo, hacedlo. Yo estaba perdida, sentía que mi vida estaba en un bucle, no me sentía agusto con lo que estaba haciendo y un día pensé, ya está bien. Qué mas da que no tenga un cuerpo de influencer, que más da que no haga viajes a lo grande perdiéndome un mes en la selva, qué mas da todo, yo soy así y a alguien le tiene que molar.

Así que mi único deseo en estas navidades es que alguien, al leer estas palabras se anime a hacer lo que realmente le gusta, sea lo que sea. Y tu, querido blogger gracias y mil gracias por estar ahí, yo avanzo gracias a vosotros. Os quiero un montón a todos.

Espero seguir dando muuuucha guerra en el 2018, y que tengáis taconcitos para mucho rato. Cantar, comer turrón y dulces hasta el empacho y sobretodo, abrazar a vuestros seres queridos, alguna navidad puede ser que ya no estén ahí y hay que aprovechar cada momento que podamos con ellos.

A seguir sumando kilómetros viajeros

¿Qué ver en Lucainena de las Torres?: Pueblito bonito almeriense

Una vez me regalaron un gato.

No tiene nada de especial en principio, ¿verdad? Pues os equivocáis, fue raro pero raro, raro. Os pongo en situación. Corría el año 2015 y por aquel entonces ya me encantaba visitar pueblitos bonitos perdidos por el mundo. Cogí un mapa de la provincia de Almería y enseguida me llamó la atención un pueblecito con un nombre un tanto extraño: Lucainena de las Torres (tardé varios días en enseñarme el nombre). Y pensé, ese pueblo con ese nombre tan guay tiene escrito mi nombre en grande, y para allá que me fui.

Mirad, para empezar está allí perdido donde cristo perdió el gorro, tal cual. Nos llevó unas cuantas curvas y unos cuantos para que me mareo (soy propensa a marearme en cuanto subo al coche, y aún así me encanta hacer road trips, llamadme masoca) pero al fin, llegamos al pueblito. Y la gran pregunta fue: ¿dónde aparcamos? No nos dio tiempo a pensar mucho ya que sin quererlo estábamos ya en la Plaza Mayor del pueblo, y oye muy bonita…. tenía hasta una cabina de teléfonos!!!! Si, si de esas en las que llamaba yo a mi madre para decirle que llegaba tarde a casa (cosa que pasaba finde si y finde también). Pues como buena postureante pensé ahí me tengo que hacer yo una foto.

 

Bajo del coche y me veo a un grupito adorable de abueletes almerienses y ingenua de mi les pregunto:

Disculpen, ¿aquí se puede aparcar?

A lo que los adorables abuelitos empezaron a descojonarse, y justo cuando se les empezaban a saltar las lágrimas de los ojos me miraron extrañada y me preguntaron:

¿Te has perdido cariño? 

No, vengo a ver el pueblo

¡Manoloooo que tenemos una turista! ¡Bienvenida al pueblo bonica! ¡Puedes aparcar donde quieras!

Os juro que creía que iban a sacar la banda de música del pueblo (americanooooos). Ya me veía yo, bailando al son de la charanga y comiendo croquetas caseras del bar del pueblo. Pero bueno volvamos a lo que estábamos. Al comprobar que de verdad no me había perdido me indicaron una ruta para hacer por el pueblecito para que no me perdiera nada de nada. Les di las gracias, me colgué la cámara y empecé mi ruta.

A los cinco minutos de ir caminando, noté que alguien me seguía. Me giré muuuuy despacito, que jope e leído muchas novelas negras y tengo una imaginación muy vivaz. ¡Y ahí estaban! Los abuelitos saludándome…

-Vas bien nena, sigue todo recto y gira a la derecha y te encontraras con la iglesia. Saluda al padre de nuestra parte y dile que has venido a ver el pueblo.

¡Solo les faltaba ponerme la alfombra roja! Pero bueno a todo esto no os he contado nada del pueblo. Es precioso: callecitas blancas, geranios de colores, vistas geniales de todo el valle… Pero lo mejor de todo son unos enormes hornos de fundición que se conservan tal y como estaban en la época y es un placer visitarlos, algo totalmente diferente que no había visto nunca.

Y tal como me dijeron, la iglesia de la Virgen de Montesión era una pequeñita maravilla y por si eso fuera poco, las vistas que tiene desde su placita son para sentarse un ratito y contemplar tranquilamente el paisaje. Y justo ahí me crucé con el primer gatito. Se me sentó al lado y se acurrucó a mi lado para que lo acariciara. Pero lo que yo no sabía es que tenía más compañía… más tarde me enteraría de que los abuelitos estaban observándome como yo acariciaba ese gatito, y a los amables señores se les ocurrió una idea.

Pues ya habían pasado un par de horitas, me había hecho unas cuantas fotos de postureo en esas callecitas andaluzas blancas y decidí que ya era hora de volver. Tomé el camino hacia la Plaza Mayor, que era donde tenía el coche, y al llegar se me acercaron mis ya coleguis de toda la vida y como si fuera lo más normal del mundo me dijeron:

Toma bonica, como hemos visto que te gustan mucho los gatos, te queremos regalar uno para que te acuerdes siempre de nosotros. 

Me pusieron un gataco en mis brazos, ellos sonreían y yo no sabía que cara poner. Si, me encantan los gatos (y todos los animales en general), pero yo no me podía llegar a ese gato!!! Y encima me miraba con cara de pena como pensando qué está pasando aquí…

Pues ahí estaba yo, perdida en un pueblecito pequeñito, con un gato en los brazos y cinco abuelitos mirándome de lo más contentos. ¿Cómo les iba a rechazar yo a ese gato?

Casi llorando les dije que no podía quedármelo pero que le podían poner mi nombre para así acordarse de mi cuando lo vieran. ¡Menos mal que aceptaron! ¡Qué ya me veía yo el enfado de mi madre cuando entrara con un gato a casa!

Así que amigos míos, si buscáis un pueblo donde os acepten como uno más, donde os hagan sentir como en casa, donde encuentres pequeños tesoros escondidos que poca gente conoce… Lucainena de las Torres es vuestro pueblito bonito. Además, está declarado uno de los pueblos más bonitos de España, así que merece la pena una visita, ¿verdad?

Ah y no os olvidéis de algo muy importante… ¡saludar a el gato Noelia de mi parte! Creo que aún tiene pesadillas conmigo…

¡A seguir sumando kilómetros mis viajeros!

,

Goiko Grill

¿Alguna vez os han plantado delante una hamburguesa tan grande que no podéis abarcarla de un solo mordisco? Pues yo pensaba que eso solo se veía en las películas americanas, pero no, resulta que en Goiko Grill (se me hace la boca agua de solo volver a pensarlo), te sirven unas pedazos de hamburguesas que ríete tu de los americanos.

Mirad para empezar, el local es monísimo. Sillas diferentes en cada mesa, luces de neon hiper mega modernas, diferentes alturas para elegir la mesa que más te guste… y por si esto no fuera poco, los empleados nos trataron con taaaanta amabilidad. De verdad que por muy buena que esté la comida en un local, si lo demás no acompaña, como que la cena te sabe a poco.

Pero vamos a hablar ya de lo que de verdad importa: la comida. Si vas con muuucha hambre puedes tomarte un entrante, hamburguesa y postre. Nosotros elegimos esa opción, si vamos, vamos a lo grande, nada de luego llegar a casa y pensar… ¡qué bueno tendría que estar ese pedazo de postre! Así que no desayunamos ( para dejar hueco en el estómago) y nos preparamos para comernos al menos medio kilo de comida cada uno.

Como consejito os recomiendo que reservéis, ¡suele estar hasta los topes siempre! Así que si tenéis pensado ir a cenar este finde mejor llamad con antelación. Y como iba diciendo, nos sentamos en una mesa muy cuqui y nos sirvieron las bebidas (refrescos los dos). Si sois unos amantes de los batidos… ¡tienen uno de oreo que está para chuparse los dedos! Nos decidimos por unos entrantes para compartir al centro: Chicken tenders. Y ya os digo una cosa, yo solo con este plato ya hubiera comido. Por momentos me iba arrepintiendo de haber pedido tanta comida… ¡No me se controlar! Y es que estaban taaan buenos, crujientes por fuera y blanditos por dentro, toda una delicia.

Ya hinchada nos trajeron nuestras súper hamburgesas… y aquí es donde empieza lo bueno de verdad. Yo soy una amante de las hamburguesas de pollo así que decidí probar que tal estaba esta… y no me decepcionó. El pan es de otro mundo, tostadito y blandito y la salsa le da un toque exquisito a esta grandísima hamburguesa. ¡Qué buena estaba! De verdad que es pensarlo y se me vuelve a hacer la boca agua!!!!

Yo ya no podía más y le dije a mi amorcillo que no pedíamos postre, que si comía algo más me tenía que ir a comprar unos pantalones de una talla más. Pero en eso que vino el majete camarero y nos dijo… ¡No podéis iros sin probar nuestro postre estella! El Frozen Choiko, lleva oreo y chocholate… y pensé a la porra todo, ves preparando el pantalón nuevo, si nos ponemos, lo hacemos bien.

Y de verdad que es el mejor postre que he probado en mi vida, así que directores del Goiko Grill, quiero la receta porfavor, me vendría genial para incluir en mi sección de Recetas Viajeras y que todo el mundo engordáramos unos 10 kilos… Gracias 🙂

En este punto ya me planté y decidí que el resto del día comería lechuga… pero oye… ¡y lo que había disfrutado yo! Así que si estáis buscando comer una buena hamburguesa, Goiko Grill no os va a defraudar. Yo fui a su local de Alicante, pero tienen restaurantes repartidos por toda España, ¡así que ya no tienes ninguna excusa!

¡Seguid sumando kilómetros ( y comilonas) mis viajeros!

Pedraza

Corría el año 2009 y yo, a mis 20 añitos, me enfrentaba a uno de los mayores retos de toda la humanidad: guiar por primera vez a un grupo. Bueno seguro que ahora estáis pensando que no es para tanto, pues si, para mi lo era. Yo, tan yogurina, tan inexperta, con las piernecitas temblando, una carpeta bajo el brazo para parecer profesional y unas extensiones horribles (¿ de verdad me veía mona así?), me puse delante de un grupo y les dije: Pues eso, que voy a ser vuestra guía. Ya os podéis imaginar la cara que puso el grupo. Una abuela me dio hasta un bocata, me vio cara de nieta.

Una vez pasado el shock inicial, pusimos camino de Segovia. Cada vez que recuerdo aquel primer viaje me entra vergüenza ajena, pobre grupo. La voz me temblaba, el chófer era murciano cerrao y yo no lo entendía, y nunca en la vida había estado en Castilla y León, imagínense la situación.  Pero de pronto, llegamos a un pequeño pueblecito y mi suerte cambió. Pedraza, tan bonito, tan rural, tan tranquilo, taaaaaan todo, que me enamoré de él nada más poner el pie en el suelo. Fue mi primer gran amor viajero, fue dónde descubrí que mi pasión era visitar pequeños pueblitos bonitos. Pero estaba tan nerviosa que no pude disfrutarlo como yo hubiese querido, así que durante muchos años, Pedraza ha sido mi espinita clavada en mi cuaderno viajero.

Y ahora ya, a mi vejez ( que 8 años no es tontería, ¿eh?) decidí que era hora de volver. Cogí mi súper Nikon, me puse mona para la ocasión (no todos los días te reencuentras con un viejo amor) y hacia Pedraza que nos fuimos. Y si, es tal y como lo recordaba, bonico del todo.

Si vais en coche no tendréis ningún problema, repartidos por todo el pueblecito hay varios parkings donde poder dejar el coche y empezar a callejear. Nos da la bienvenida una antigua puerta de la muralla, conocida como la Puerta de la Villa. Es traspasar este arco y sentirte como en la Edad Media. De ella parten varias callecitas, escoger la que más os guste, todas  merecen la pena: casas llenas de tiestos con flores, viejas puertas, vid colgando de los muros… Pero si además queréis empaparos con algo de historia, justo al ladito de la puerta se encuentra la antigua cárcel, donde se pueden visitar las diferentes salas y aprender un poquitín sobre la historia local (precio 3€).

Pero el verdadero encanto de Pedraza reside en sus calles, oye y no lo digo yo. Sus vecinos han visto rodajes como Águila Roja, Toledo, e incluso aquel famoso anuncio de la lotería de navidad, donde Rafael entonaba el Na, na na na na naaaaa (sabes que lo has leído cantando). Así que, viajero mío, va siendo hora de que saques tu cámara a relucir y te saques unas cuantas fotos de postureo, ¡de esas que tanto nos gustan! ¡Qué no todos los días estamos paseando por las calles donde gravó el mismísimo Rafael!

Y uno de los puntos más fuertes que tiene Pedraza es su Plaza Mayor. Y aquí estoy indignada. Señor Alcalde o Alcaldesa de Pedraza, llevaba yo esperando volver a su municipio 8 añacos, y cuando llego a la plaza que recordaba con tanto cariño, ¿con qué me encuentro? ¡Con la plaza de toros medio a montar! ¡No pude hacerme la foto en esa plaza taaan bonica! Mira, casi me faltó llorar. Pensaréis que soy una peliculera, y si, pero vamos que a mi estas cosas me afectan mucho y casi no duermo yo luego por la noche. Pero que lo sepáis, Pedraza tiene una de las plazas mayores más bonicas que e visto en mi vida. Queda dicho.

Así que algo cabizbaja, seguí mi camino hacia el Castillo. Tengo que reconocer que se me pasó a los dos minutos cuando vi una casa hiper mega mona llena de florecitas como a mi me gusta, y le hice unas cuántas fotos. Si, a veces soy así de simple. Pues eso, que llegamos al Castillo y la vista es genial. Allí tan imponente, se alza la fortaleza de origen árabe. Se conserva muy muy bien y paseando por su interior te puedes llegar a sentir como la dueña y señora de Pedraza, que a mi eso de venirme arriba me lleva poco tiempo. Por si os interesa visitarlo la entrada son 6€ y abre de miércoles a domingo.

Hay algo muy curioso que siempre he querido ver de este encantador pueblo y es la famosa Noche de las Velas. Durante los dos primeros sábados de Julio, el pueblecito se llena con casi 40.000 velas repartidas por todas sus calles. Además se realizar actividades culturales y conciertos durante estos días…¿algún alma caritativa segoviana me quiere adoptar para julio? ¡Cruzo los dedos para poder ir al año que viene!

Y como no…¡no os podéis ir de Pedraza sin comer un buen cochinillo! Qué estamos en la provincia del buen yantar, y para los amantes de la carne es toda una delicia. Pero os voy a confesar algo, eso si, que no salga de aquí y se enteren los segovianos… no me gusta eso de que me sirvan el pobre cochinillo enterito… me da una penita verlo ahí. Eso si, ¡huele que alimenta!

Tenía tantas, tantas ganas de volver a mi primer pueblito bonito que la mañana se me pasó en un abrir y cerrar de ojos. Para mi, Pedraza siempre tendrá un huequito especial en mi corazón.

¡Seguid sumando kilómetros mis viajeros!

, ,

Road trip: las fiestas de pueblo

Pues si, que vivan las fiestas de pueblo.

¿Me vais a negar que no os mola cantidad bailar en la verbena de vuestro pueblo? Aunque durante el resto del año seamos los más cosmopolitas del mundo, es llegar agosto, irnos a casa de la abuela y nos trasformamos en una versión 1.1 de nosotros mismos (eso del 2.0 lo dejamos para la city).

Y os estaréis preguntando que hace un post como este en un blog como este. Pues bien, yo, como buena chica viajera, tengo creada una ruta de fiestas la cual me obliga a hacer más kilómetros con mi cochecito que un road trip por la ruta 66. Empezamos flojito en junio (no vaya a ser que nos perdamos alguna), ya en julio vamos calentando motores, y sin darte cuenta llega el plato fuerte: agosto, ahí ya, el cuerpo está tan cansado de bailar la canción de Despacito, que te aparece hasta en tus peores pesadillas. Y diréis, bueno ahí termina todo, ¡pues no! En septiembre vienen las súper fiestas de mi pueblito bonito y ahí si, es cuando te dejas la piel. Te pones la camiseta de tu peña (solo hay una para todos los días, así que al final de las fiestas, la camiseta anda sola), te preparas tu colección de gafas de sol (hay que aguantar como una campeona las mañanas con la charanga), y lo más importante de todo, te pones bien mona para las verbenas de la noche, que competimos por ver quien lleva el mejor modelito de las fiestas.

Y estas noches en las verbenas son las que luego recuerdas el resto del año enfrente del ordenador de la oficina. Y es que, lo mismo te da si bailas un pasodoble o una de perreo (bueno, eso serán las jovenzuelas de hoy en día, que a mi eso de mover el culo pa’ rriba y pa’bajo como que no se me da bien). La cuestión es darlo todo hasta que el sol te de los buenos días. ¿Y luego a dormir? Noooooo, por Dios, la gente de pueblo estamos hecha de otra pasta. Después del perreo intenso , nos tomamos unos churros con chocolate (o un kebab, eso depende del estómago de cada uno), y nos vamos junto con la charanga (benditas charangas, ¡monumento nacional ya!) a ver a quién pilla la vaquilla esa mañana. No se, llamadnos bestias, pero aquí en mi pueblo, día que no pilla a nadie, día que la gente se va a aburrida a casa… somos así, que vamos a hacerle.

¡Y la cosa no acaba ahí! Corre a tu casa, dúchate, y como buen valenciano vete al parque del pueblo a comerte la paella gigante. Yo he llegado a ver, a una mujer con una olla (de esas gigantes del puchero), ¡para que se la llenaran de arroz y así comer toda la semana! Y de esto me acuerdo a la perfección, doy fe que solo tenía una mínima resaca. Y ahora si, es justo cuando el cuerpo te pide un poco de descanso, que a los de pueblo eso de la siesta nos va muchísimo. Así que te vas a casa y al fin, te espera tu soñada cama.

¡Ey, pero no te confíes! Que en mi tierra nos van los petardos más que un niño a una piruleta. En cuanto más agustito estás, aparecen unos niños del mismísimo diablo… ¡¡¡¡¡¡y se ponen a tirar petardos en tu ventana!!!!!!! Así que ya piensas, bueno pa’que voy a dormir, te levantas, te plantas tu camiseta de la peña y te vas al bar a tomarte la primera de la noche. Y de nuevo, vuelta a empezar.

Pues si, viajeros, este es mi road trip de todos los veranos, me conozco la zona de mi alrededor al dedillo. Y en el fondo sabéis que tengo razón, sabéis que no deseáis que llegue verano para iros a una playa desértica del Mar Caribe… ¡si no para bailar Despacito hasta que te duelan los pies!

¡Seguid sumando kilómetros mis viajeros, bien sea a la China, a Canadá o a las fiestas del pueblo de al lado!

¡Qué vivan los pueblos y su gente bonita!

 

, ,

Playa de Valdevaqueros

¿Queréis alegraros la vista viendo a chicos hiper mega guapos surcando las olas? ¡Pues bienvenidos a Valdevaqueros!

Allí estaba yo, en una de las playas más bonitas que había visto en mi vida, cámara en mano, esperando hacer mil fotos del paraíso, pero no, mi mente estaba ocupada en otra cosa… ¿habéis visto lo bien que les queda el traje de neopreno a los surferos? Ay Dios mío. Amorcillo, si lees esto, yo te quiero mucho, pero es que algo así solo lo había visto en las películas…

Pues a la media hora de estar yo allí embobada, me di cuenta de que las piernas me empezaban a doler…¡era como si miles de mosquitos me picaran todos a la vez! ¡El espectáculo era tan bonito como picante! El viento de levante levantaba la arena y hacia que se vieran olas en la arena, pero eso si, esas olas se estrellaban en tus piernas, ¡y duele mucho! Fue entonces cuando salí de mi mundo de imaginación de los Vigilantes de la Playa y me percaté de lo bonita que era la playa.

La arena era blanca, blanquísima diría yo. El agua, parecía sacada de una postal del Caribe, azul cielo. Y para rematar el conjunto, las dunas que se iban perdiendo en el horizonte. Empezamos a andar para alejarnos un poco de la gente, ya que aunque era maravilloso verlos volar en el aire con sus tablas, la playa merecía que le dedicaramos un largo paseo y unas mejores fotos.

Tuvimos la gran suerte de pillar marea baja y al poco de empezar a andar, cuando ya la gente quedaba a lo lejos, llegamos a una zona llena de pequeñas roquitas que al subir la marea quedaban escondidas. Y desde aquí, señores creadores de Juego de Tronos, si algún día leen esto ( yo apunto alto, oye), que sepan que sería un lugar fantástico para rodar alguna de sus escenas.

Yo me sentía como si estuviera en una película, como si los piratas fueran a venir de un momento a otro a guardar algún tesoro en las dunas que teníamos detrás. Al rato de estar soñando otra vez, salí corriendo del agua ¡qué fría estaba! ¡tenía los pies congeladitos!

Seguimos caminando un poco más y llegamos a lo que en principio parecía otra escena de película: los restos de un barco hundido. Me puse a hacer unas cuantas fotos, cuando de pronto caí en lo que era: una patera. No podía creerlo, a veces no somos conscientes sobre la realidad. Lo que para mi estaba siendo el paraíso, para estas personas que intentaban tener una vida mejor, había sido el infierno. Cada año miles de personas pierden la vida en nuestras costas y a veces, es mucho mejor mirar hacia otro lado y no querer ver la realidad. Pero allí estaba, me senté a su lado y empecé a llorar. Hacía viento, mucho viento… ¿se habrían hundido en un día como el de hoy? Se que siempre suelo escribir medio de broma, pero me sentí destrozada en ese momento y solo pude desearles suerte a todas aquellas personas que sueñan con una vida mejor.

Decidimos que ya era hora de volver, pero nos quedaba algo por hacer: subir una duna. Si, ahí a lo loco. Yo pensé: total, si al bajar la duna está la carretera, no se tardará mucho, ¿no? ¡Maldito el momento en el que tuve la idea! Después de una media hora larga, ¡la duna seguía creciendo! Cuando creíamos haber llegado a la cima… nooooooo era solo un espejismo,¡aún quedaba más!

¿Pero sabéis qué? Fue lo más bonito de todo el viaje. Allí arriba, viendo la panorámica de la playa, solo el amorcillo, la arena y yo, sentí una paz enorme. El tiempo se había parado y simplemente me senté y disfruté de las vistas. Pero tranquilos, ¡qué al fin llegamos a la carretera! ¡solo nos faltó besar el suelo!

Viajeros míos, si queréis pasar un día disfrutando de las olas, practicando un poquito de windsurf, recorrerte las dunas cual intrépido viajero en el Sahara, o simplemente convertirte en un cangrejito, la Playa de Valdevaqueros es tu opción número uno.

¡Ah y recordar las magníficas vistas con neopreno!

¡A seguir sumando kilómetros mis viajeros!

El Tumbao. Clases de windsurf y kitesurf

Hostal el Levante. Tarifa

 

 

Hostal El Levante, Tarifa

Hay persona que no se cruzan en tu camino por casualidad, y Diego llegó a la mía para hacer que me enamorara de Cádiz.

Todo un empezó una tarde, de esas de aburrimiento extremo que te pones a ver vídeos de gatitos en Youtube (son tan cuquis). Pues así estaba yo, vídeo tras vídeo (en el momento empiezas, no puedes parar), cuando de repente recibí una llamada de Diego para que me animara a conocer Cádiz en las vacaciones de Semana Santa… oye, ¿por qué no? Solecito, playas, chico surferos guapos, buena comida… ¡era el plan ideal!

Cargamos las maletas en el coche y pusimos rumbo hacia la paradisíaca Tarifa. Y allí, frente al Mar Altántico, encontramos un pequeño hostal, todo blanco, con pequeñas terracitas… ¡y una zurrapa que está para hacerle un monumento! Si hay algún andaluz en la sala, necesito que me envíe un camión lleno de esa delicia para el paladar ( y par las caderas…)

Diego, su gerente, nos recibió con los brazos abiertos, ¡con esa alegría andaluza que tanto me gusta! Nos dijo que nos iba a dar la mejor habitación de todo el Hostal El Levante… ¡y que gran razón! De un blanco impoluto, con una decoración minimalista pero exquisita, unas fotografías que te animan a dejar las maletas e irte corriendo a la playa, ¡y una cama que te atrapa y no te deja salir hasta que no duermas una buena siesta de unas tres horas! (ahí, como Dios manda). Y mirad que yo tenía un montón de ganas de conocer Tarifa, pero decidimos darnos un par de horitas en el Hostal y poder disfrutar del lujo andaluz.

FB_IMG_1493226426482

Saqué mi ordenador a nuestra terracita y fue todo un placer poder escribir escuchando las olas del mar y tomando el solecito que tanto necesitaba (!que en Tarifa están todos tostados por el sol¡). Mientras yo escribía, mi amorcillo se tumbó al sol y en cinco minutos, en el espectacular jardín del Hostal el Levante, ¡acabó mas tostado que mi desayuno por la mañana! Que le vamos a hacer, los hay con mucha suerte en este mundo…

Pero lo que más me gustó de todo es el ambiente familiar que se respira en el Hostal. Durante los días que pasamos allí todos y cada uno de los integrantes del equipo, nos hicieron sentir que eramos parte de esa familia. Entendieron en cada momento mi problema con las alergias alimenticias, me lo prepararon todo aparte y me dijeron que estaban muy concienciados sobre ese tema… ¡así que un 10 para vosotros familia!

DSC_5151

¿Y que deciros de su  maravillosa zurrapa casera? Yo, que nunca la había probado, decidí que era hora de que algún blog le rindiera homenaje a tan exquisito manjar. Restregadita en unas tostadas, es el mejor desayuno para empezar con fuerza la mañana para subir las dunas de las playas de Tarifa, Valdevaqueros, Bolonia… ¡Qué más da que se peguen en las cartucheras! ¡Viajamos para disfrutar, no para sufrir!

IMG_20170419_095707185

Si vais a pasar unos días por la zona de Tarifa, el Hostal el Levante es vuestro sitio ideal: decoración cuquísima, precios económicos, desayunos de rechupete, gente encantadora… ¡Yo ya le he prometido a Diego que volveremos en verano para unas clases de surf! ¡Qué no se va a librar de mi tan fácilmente!

Viajeros, apostar por los alojamientos familiares, donde recibes un trato exquisito y siempre con una sonrisa. Así que apuntar el Hostal el Levante para vuestras próximas vacaciones por la provincia de Cádiz.

FB_IMG_1493225770238

¡A seguir sumando kilómetros mis viajeros!

 

 

 

, ,

Altea, la villa blanca

Como en la terreta en ningún sitio. Y mira que yo he viajado, y me enamoro de cada uno de los sitios a los que voy, pero como mi terreta, ninguna.

Altea tiene algo que te cautiva desde el minuto uno. No se si es su buen clima, su ambiente bohemio, sus preciosos miradores o su blanco impoluto que anima a sacarse mil fotos de postureo (que se lo digan a mi hermano, que al pobre lo tuve posando en cada rincón del casco antiguo, cansadito acabó el pobre de Altea). Sea como sea, es una de las visitas obligatorias cuando pasan unos días por la maravillosa Costa Blanca. Es uno de esos sitios, donde dejas un pedacito de tu corazón y gustosamente te quedarías allí a vivir una temporada. Cada una de sus callecitas, enlucidas de blanco, nos regalan unas vistas preciosas del azul Mediterraneo. Y si, me estoy poniendo muy romanticona, pero de verdad, Altea lo merece.

Para celebrar el día del padre, nos subimos los 5 al coche y nos pusimos camino de Altea (bueno antes tocó nuestra pelea de rigor por ver quien va en el asiento del medio, y por una sola vez en la vida, perdió mi hermano Pablo, ¡que gran placer!). Nada más llegar, dejamos aparcado el coche en la parte baja de el casco antiguo (era línea azul, pero al ser domingo, evitamos pagarla). Si no encontráis aparcamiento en esta zona, no os preocupéis, avanzáis un poquito más y hay dos aparcamientos grandes en la parte de arriba del todo de la ciudad donde podréis dejar el coche y empezar con la visita.

Y ahí va mi primer consejo: zapato cómodo. Mira que yo soy defensora de ir siempre monísima de la muerte, pero el casco antiguo es toooodo de piedrecitas, y ya vi a varias mujeres pasarlas canutas intentando que su tacón no se atascara entre una de ellas, así que evitar ir como un pato mareao, y poneros un zapatosos cuquis, pero adecuado para Altea. No os aconsejo subir por ninguna calle especial, simplemente dejaros llevar. Todas y cada una tienen algo bonito: una tiendecita de arte, un mirador hacia el mar, una puerta azul preciosa… No tengáis prisa y disfrutar de cada rinconcito.

Al poco, llegaremos a la Plaza Mayor, y lo primero que nos va a llamar la atención será la Iglesia de Nuestra Señora del Consuelo. Tiene dos preciosas cúpulas de color azul, conocidas como las cúpulas del Mediterraneo, y son tan famosas que ningún visitante se marcha de Altea sin su foto de rigor ¡no puedes evitar dejar de mirarlas!

Una vez te has deleitado con las preciosas cúpulas, ves que la plaza es todo un encanto: hay varios barecitos donde tomarte una cerveza fresquita y lo mejor de todo, calles blancas que contrastan con el azul del mar y un mirador que hará que me des la razón de lo bonita que es mi tierra. Desde él podrás apreciar la parte baja de la ciudad, el mar Mediterráneo, el Parque natural de la Sierra Helada e incluso, en días despejados, Alicante y Benidorm. Tuvimos el enorme placer de disfrutar de estas magníficas vistas acompañados por el sonido de la guitarra de un fabuloso artista callejero… ¡fue un momento mágico!

A continuación os recomiendo pasear por la Calle San Miguel, se encuentra a mano izquierda de la Iglesia y es una de las calles con más encanto de la ciudad. Está repleta de tiendas artesanas, y es que, Altea se caracteriza por ser el refugio de grandes artistas como Rafael Alberti o Vicente Blasco Ibáñez. Hoy en día aloja la facultad de Bellas Artes de la Universidad Miguel Hernández y eso le da un toque aún más especial. En esta calle encontraremos tiendecitas de cuadros, jabones artesanos, ropa hecha a mano, arstesanía local… ¡Muy recomendable para los amantes del mundo bohemio!

Otra de las calles con más encanto de Altea es la Calle Santa Bárbara. Se encuentra justo enfrente de la Plaza Mayor y tiene la clásica foto de la ciudad con el mar en el fondo. Además justo en la parte baja, tiene otro mirador precioso en el cual, nos sentamos un rato a la sombra y disfrutamos de las maravillosas vistas.

Mi hermano pequeño, que es de muy buen comer, ya tenía un hambre voraz, así que decidimos ir a llenar el estómago. Bajamos por la Calle Mayor (preciosa con puertas azules, talleres de artesanía y varios restaurantes), y entramos al Restaurante El Castell. Tiene una terraza preciosa, que para las noches de verano tiene que ser toda una delicia. Y aquí empezó el espectáculo: estaba yo, la rarita de las alergias; mi madre, con el brazo escayolado; y mi padre, que se adentró en un restaurante con comida italiana, y no le gusta el queso. La verdad es que la cosa empezó mal: no tenían carta de alérgenos. Para mi, eso fue un punto muy negativo, solo pude pedirme una sepia a la plancha y una triste (aunque buena ensalada). Lo peor vino cuando a los demás les trajeron sus pizzas… ¡según decían era la mejor pizza que habían probado nunca! Y yo allí, mirando mi triste ensalada y maldiciendo mis alergias… Así que, ¿lo recomendaría? Si buscáis un restaurante con buenas pizzas, buen ambiente y precios no muy caros, si. Si tenéis alguna especie de intolerancia o alergia, no. Yo no estuve muy agusto.

Después de comer, decidimos callejear un poquito más y bajar a la zona del paseo marítimo. Es ideal para pasear por la playa, tomarte un buen helado y disfrutar del buen tiempo de la primavera o darte un bañito en verano. Decidí que sería una buena idea que me diera un poquito el sol… de buena idea nada, vuelvo a tener mi piel de un color rojo gamba de Dènia, a que mala hora se me ocurrió…

Y si aún tenéis más ganas de turismear, os dejo dos recomendaciones muy interesantes y atípicas. La primera de ellas es la Iglesia Ortodoxa Rusa San Miguel Arcángel Se trata de un edificio espectacular, y único en España. Es tan curiosa que todos los materiales utilizados en su construcción, e incluso los propios trabajadores, son de origen ruso. Se empezó a construir en el 2002 y es una réplica de una iglesia del siglo XVII que se encuentra en la región de los urales.

Y la otra visita especial, es el El Jardín de los Sentidos. Se trata de una tetería, en la cual nada más entrar, te transportas a otro país, a otra época. La entrada son 7,5€ e incluye un te y un trozo de tarta. Además podréis pasear por sus jardines ¡y hacer mil fotos que os harán recordar al mundo asiático!

Así que, mis viajeros, si queréis disfrutar del placer y la tranquilidad de la Costa Blanca, Altea es vuestro destino idea: buen ambiente, buena comida y unas vistas espectaculares. ¡Si os animáis a venir avisadme y os hago una visita turística por la zona!

 

¡Seguid sumando kilómetros mis viajeros!

 

 

 

 

 

 

,

Viajar con niños por carretera

Yo, de pequeña, era la típica niña que daba por saco en el coche. Eso de dormirme durante el trayecto no iba conmigo. Mis ganas de llegar al destino eran tan grandes, que me tiraba toooodo el viaje preguntando a mi padre: ¿Hemos llegado ya? ¿Cuánto falta? ¿Por dónde vamos?… Ah y a todo esto añadidle él: Mamaaaa tengo hambre, me hago pis… Pero el caos total llegaba cuando abría mi boca para decir: Estoy aburrida, ¿jugamos a algo?

Año tras año, mis padres fueron mejorando su táctica, el Veo Veo ya me aburría y pedía a a gritos un juego nuevo. Juego del cual, me aburría a la media hora y pedía otro (¿divertidos mis trayectos en coche, eh?). Así que he decidido hacer la vida un poquito más fácil a aquellos papis viajeros. Que si, que el ser padres no puede ser una excusa para viajar. ¿Qué mejor educación le puedes dar a tu hijo que ver mundo? Así que, coged las cuarenta maletas que hacen falta para mover a vuestro bebé, y cargad una dosis extra de paciencia, que allá vamos.

BEBES

Recuerda llevar siempre su peluche, mantita o sonajero favorito, eso le ayudará a relajarse y a mantenerse entretenido durante el trayecto. Si tu bebé está muy pegado a su mantita o su juguete, apúntalo el primero en la lista ¡pobre de vosotros como se os olvide!

Muy importante que vuestro bebito conserve su rutina del sueño, ya que se adaptará mucho mejor a la llegada al hotel. Una buena ayuda pueden ser las canciones relajantes al empezar el viaje…¡seguro que tarda muy poquito en caer rendido! En cuanto se duerma ya podemos poner nuestro mejor repertorio de reaggeton… ¡Qué una vez al año no hace daño!

Otra opción que, además de segura, le sirve para entretenerse, son los protectores de cinturones con forma de animal. Podrá pasar un buen rato toqueteando el peluche a la par que va seguro en su sillita.

Además si vuestro peque es aún muy bebé, mi recomendación es que al menos un adulto lo acompañe en el asiento trasero. Esto le dará seguridad y podremos entretenerlo mediante juegos o canciones. Eso si, y esto va para todas las edades: aunque yo sea una férrea defensora de la lectura, evitarla a ser posible en el coche. ¡A mi me entran unos mareos! Así que, si no queréis que vuestro peque se maree más de la cuenta, ¡dejad los cuentos para el hotel!

 

NIÑOS

Para los niños un poco más mayorcitos hay que echar muuucha  imaginación. Van a querer cambiar mucho de juego, ¡así que intentad llevar varios preparados! Además, yo recuerdo que me encantaba el chantaje con comida (siempre he sido muy golosa). Es bueno llevar siempre una neverita con algunas bebidas frías, (sobretodo en los meses de verano) para que se puedan ir hidratando, y algo de comer que les guste y les permita ir un pelín más contentos.

¿Algunas ideas de juegos? Ahí van mis sugerencias:

El personaje escondido: Es un juego muy divertido. Se trata de adivinar el personaje famoso en el que esté pensando cada uno de los jugadores, y las respuestas se limitan a un “No”, “Sí” o “A veces”. Jugadores de fútbol, actores, personajes de dibujos animados, cantantes… Este juego hará que los niños ejerciten su mente tratando de adivinar quién es el personaje.

Suma la matrícula: Y para que también practiquen el cálculo mental otro de los juegos que no pueden faltar cuando viajamos con niños es el de… ¡Suma la matrícula! Deberán sumar cada número de la matrícula y el primero que diga el resultado correcto ganará un punto

Cambiar las vocales: Tienen que ir nombrando cosas que vayan viendo por la carretera. A continuación se dice una vocal y todo aquello que vean se tiene que decir completamente con esa vocal: ¡Ahora todos hablamos con la E! ¡Ya verás las risas de tus peques!

Jugar con un mapa: Esto puede ser interesante si lo enfocamos bien, y es mejor si usamos un mapa de papel. El juego puede ser tan simple como pedirles que sigan el viaje en el mapa, con un lápiz y señalando las ciudades y pueblos por los que vayamos pasando. ¡Este juego es muy indicado para miniviajeros que les gusten las aventuras!

Adivina la canción: Juego super entretenido y además se lo van a pasar pipa. Descargamos en el móvil o un Pendrive sus canciones favoritas. El juego consiste en poner los primeros segundos de la canción y darle al stop. Tienen que adivinar qué canción es y cantar un trocito. Cuándo acierten se le da al play otra vez y se les anima a que la vayan cantando la canción entera.

Trivial viajero: Recomiendo este juego para el viaje de vuelta. Se preparan una serie de preguntas (fáciles, que estamos de vacaciones) sobre los lugares que hemos visitado, su gastronomía, sus costumbres, sus monumentos… Por cada pregunta acertada se les da un quesito (pueden ser gomets, o cualquier cosita que se os ocurra como una chuche). Al final del juego gana el que más quesitos haya conseguido. Es un juego genial para ver cuánto han aprendido nuestros peques durante el viaje.

Además os puede servir cualquier juego de vuestra infancia que recordéis: El Veo Veo, Palabras Encadenadas, juegos de Mímica, el clásico de Piedra, papel o tijera… Y como útlima, pero última opción, estarían las nuevas tecnologías. Y es que, viajeros míos, vamos a reconocerlo… es taaan facil enchufar el DVD portátil o darle la tablet y olvidarnos durante un ratito que en el asiento trasero va un pequeñajo deseoso de llegar… Evitarlo hasta último momento, enseñarle que podemos disfrutar del trayecto tanto como del destino.

Ya veis, viajar con peques es algo más duro de lo habitual, pero seguro que en un futuro, os agradecerán todos y cada uno de los momentos vividos viajando. ¡Seguid sumando kilómetros mis viajeros!