,

Alicante en autocaravana: Todo lo que debes saber

Si te consideras un apasionado de los viajes en autocaravana, Alicante es una de esas provincias en las que podrías perderte durante un mes y disfrutar como un enano con todo lo que la ciudad de Alicante y sus pueblecitos pueden ofrecer.

Aunque suele ser elegida como destino de vacaciones principalmente durante el verano, Alicante goza de un excelente y privilegiado clima durante la mayor parte del año, lo que significa que cualquier momento es bueno para coger tu autocaravana y comenzar a recorrer las distintas rutas turísticas de la provincia.

No obstante, una autocaravana suele ser difícil de estacionar en el interior de los pueblecitos, e incluso de la misma ciudad de Alicante, así que te recomendamos que escojas un lugar a las afueras en el que aparcar tu autocaravana mientras haces algo de turismo.

Después de estar informándome un poco, el mejor aparcamiento para caravanas y autocaravanas es la zona de parking en el Aeropuerto de Alicante, en el que se encuentran distintas empresas especializadas en el estacionamiento y cuidado de este tipo de vehículos.

De entre todas ellas, Royal Parking es la que mejores condiciones ofrece durante la mayor parte del año. Podéis hacer vuestra reserva a través de la web de Royal Parking (y os recomendamos hacerlo siempre con algo de antelación, no vaya a ser que cuando lleguéis esté todo ocupado, sobre todo si es temporada alta).

 

Qué visitar en Alicante

 

Aunque tu ruta turística puede que no empiece por la misma ciudad de Alicante, nosotros empezaremos por ella, ya que consideramos que la capital de la provincia debe tener un lugar privilegiado en esta lista.

Para descubrir los principales lugares más emblemáticos de Alicante, te recomendamos que pasees a pie por la zona de la Explanada, el Puerto y el paseo de la Playa del Postiguet, para después dirigirte al Ayuntamiento de Alicante, y desde allí hacia el Barrio de Santa Cruz y su Ermita. La zona del Teatro Principal y del Mercado Central es el lugar ideal en el que comer o cenar, ya que es el área más animada de Alicante durante la mayor parte del día.

 

Pueblos de Alicante ideales para complementar tu ruta en autocaravana

 

Hay varios pueblecitos en Alicante que resultan muy acogedores si deseas pasar uno o dos días disfrutando de la tranquilidad que ofrece el mar Mediterráneo y el cálido interior de la provincia, de entre los cuales hemos escogido los que a nosotros más nos han gustado para planificar una ruta en autocaravana.

 

Denia

 

Denia es la capital de la comarca de la Marina Alta, ubicada en la parte norte de la costa mediterránea que rodea la provincia de Alicante. Su principal atractivo, más allá del Castillo de Dénia y el museo arqueológico que puedes encontrar en su interior, son las numerosas playas y calas (unas más escondidas que otras) en las que puedes disfrutar de un agradable día tomando el sol y remojándote de vez en cuando para combatir el calor.  

 

Altea

 

Altea es un pueblecito lleno de turismo, tanto extranjero como local, ya que entre los alicantinos es muy popular debido a sus calles llenas de artistas callejeros y puestos artesanales. Es el lugar perfecto para perderse durante un día en su casco antiguo, y podrás aparcar tu autocaravana en el Camper Park San Antonio, que está muy cerquita del pueblo.

 

Monóvar

 

Monóvar es un pueblecito de interior con mucho encanto, lleno de patrimonio cultural, gastronómico y arquitectónico. Aparca tu autocaravana en las afueras y dirígete hacia la Calle Mayor para visitar lugares turísticos como la Plaza de la Iglesia, la Plaza de la Sala (en la que se encuentra el Ayuntamiento de Monóvar) y a Torre del Reloj.

Si tienes algo más de tiempo para visitar Monóvar, te recomendamos echar un vistazo al Barrio de la Palera, las ruinas del Castillo y la Ermita de Santa Bárbara. Y si de verdad no queréis perderos nada, la Casa-Museo Azorín, la Sociedad Cultural Casino de Monóvar, el Exconvento y la Plaza de Cristo.

 

Alicante es una maravillosa provincia en la que disfrutar de pueblecitos tranquilos, tanto de interior como de costa. Si crees que nos hemos dejado algo, ¡no dudes en recomendarnos otras opciones para complementar nuestra ruta en autocaravana en los comentarios!

¡Seguir sumando kilómetros mis viajeros!

,

Apartamentos turísticos en Barcelona: The Urban Suites

¿Qué en Barcelona no te puedes alojar en un hotelazo con cocina, sala de estar y una cama más grande que mi casa? ¡Pues claro que si, guapi! Y no, no te estoy hablando de un hotel de 5 estrellas, en el cual tienes que vender tu riñón y parte del otro para alojarte, no os alarméis. Os voy a hablar de unos apartamentos turísticos situados justo al ladito de la estación de SantsThe Urban Suites .

Solo para que os hagáis una idea, el personal es de lo más majete que me he cruzado nunca. Las chicas de recepción son taaaan agradables, en todo momento nos aconsejaron qué visitar, qué hacer y hasta…¡dónde comer en Barcelona por 1€! ¿Se puede pedir más?

Nada más entrar a la habitación tan apañá que nos dieron mi mente empezó a visualizar las torpocientasmil fotos de postureo que me podía hacer allí… ese ventanal dándole el sol me estaba llamando a gritos!!! Y es que el apartamento turístico es enorme. Tienes una sala de estar con sofá cama, tele, minicadena, dvd… todo lo que te puede hacer falta para hacerte sentir como en el propio salón de tu casa.

¿Y la cocina? Apañadísima del todo. Tienes microondas, horno, cubiertos, encimera, lavavajillas… todo lo que necesites si un día decides que estás muy cansada, después de patearte toda la ciudad arriba y abajo durante todo el día, y lo único que te apetece es un caldito calentito en el apartamento turístico. Y es que, yo siempre que puedo, elijo hoteles con cocina propia. Después de muchos días fuera de casa, hay veces que solo te apetece un platito calentito y a dormir, ¿verdad?

Y la habitación!!!! Esa cama es mucho amor!!! Yo valoro los hoteles por dos factores: el baño, que esté limpio y aseado, y la cama, que sea cómoda, de esas que te acuestas y te atrapan entre sus sábanas. Y esta lo cumplía todo: suave, cómoda, olía a limpio… aish quiero una así para mi casa, no saldría de ella.

¿La ubicación del apartamento turístico? Maravillosa. Estás alejado del centro de Barcelona, del caos y del bullicio, pero si quieres ir andando tardarás unos 40 minutos, nada exagerado, de hecho nosotras fuimos varias veces con el coche de San Fernando. Si lo tuyo no es tanto caminar, justo en la esquina del hotel tienes una parada de metro, y en 5 minutejos estás paseando por la Rambla. Además la estación de Sants está a dos minutos andando, así que olvídate de ir cargada con las maletas por media Barcelona!!!

Me trataron con tanto cariño en este hotel que solo tengo palabras buenas para ellos. Y cuando en un sitio estás tan agusto que no te quieres marchar es señal de que valen la pena recomendarlos. Así que hacerme caso, si vais a visitar Barcelona y buscáis un alojamiento económico, con una decoración genial, cómodo y con cocina, The Urban Suites Barcelona es vuestro hotel ideal. ¿Os animáis a seguirlos en las redes sociales?

Instagram: Instagram The Urban Suites

Twitter: Twitter The Urban Suites

¡Un besazo y a seguir sumando kilómetros mis viajeros!

 

 

¿Cómo funciona Instagram?: Algoritmo de Instagram 2018

Bueno esto se sale bastante de mis post habituales. Como ya sabréis suelo hablaros de pueblecitos, restaurantes dónde ponerte las botas, hotelazos a precios baratillos… pero durante las últimas semanas una de las preguntas que más me habéis hecho es: ¿Cómo consigues tanta interacción en Instagram? Y amigos míos, no es una respuesta fácil.

Como ya habréis observado, la red social Instagram, nos está dando un poquito de guerra, ya que cada dos por tres nos cambia el algoritmo y ale, pérdida de audiencia. Antes mola mil, tu mirabas cuales eran tus horas más punteras, subías una foto en esa franja de tiempo, y likes para todos!!! Pero ahora, siento deciros que las cosas han cambiado.

Pues bien, ¿Cómo domamos a la fiera? He estado leyendo unos cuantos post sobre el nuevo algoritmo y creo que he llegado a estas conclusiones:

  • Sin un buen contendido, ni algoritmo ni leches. ¿Qué es lo más fundamental de todo? Subir buenas fotos con buenos textos, dónde hagas interactuar a la gente. ¿Por qué voy a seguirte si tus fotos son como los de la mayoría? Dame algo especial, algo único, y eso solo se consigue currando un poquito. Métele filtros a la foto, encuadra bien a la hora de echarla, piensa en alguna idea diferente y dame un texto con el que pueda interactuar. No me pongas una foto del Coliseo y pongas, Coliseo de Roma, ¡jope eso ya lo se yo! Cuéntame qué tal te fue, si había mucha gente, el precio de las entradas…¡o una historieta divertida con la que me ria un ratejo! Resumiendo, cúrrate cada publicación.

  • Vamos ya con los datos un poco más técnicos. Para que veas como funciona el nuevo algoritmo, tu nueva publicación solo va a llegar al 10% de tu público. Vamos que si tienes 1000 seguidores solo le va a aparecer en principio tu imagen a 100 personas. ¿Cómo hago para que crezca este ratio? Pues con interacción. El nuevo algoritmo básicamente es: cuantas más personas interactuen conmigo en otras fotos anteriores, a más personas voy a aparecer en las siguientes publicaciones. Solución: interactúa mucho tu también. Da muchos me gustas y comenta mucho (pero tampoco a lo loco, que te pueden bloquear), esas personas luego irán a tu cuenta, y dejarán algún like que otro, cosa que te beneficia para el ratio de interacción.

  • Comentarios. He observado que muchos bloggers que están empezando se ‘olvidan’ de contestar a los comentarios, grave error. Primero porque la simpatía es fundamental si quieres seguir adelante y segundo porque Instagram lo penaliza. Para ser más visible, tienes que contestar a esos mensajes en un máximo de 60 minutos desde que te dejaron el comentario si no quieres que tu publicación desaparezca entre las millones que se acaban de publicar. Además no vale contestar con un ‘Gracias’ o ‘ Genial’, el comentario tiene que tener un mínimo de 4 palabras para que la red social lo contabilice y forme parte de tus estadísticas. Pero si esto no fuera poco, tampoco te van a contar los comentarios monosilábicos: ‘Que guay’ ‘Maravilloso’ ‘Love’… Si, no solo te esconden por no contestar, si no que además penalizan comentarios cortos de tus seguidores.

  • Ojo con los Pod. Para quien no esté muy puesto, esto son grupos de instagramers que crean una unión para apoyarse entre ellos, dar siempre likes a sus fotos y comentar dichas publicaciones. En el momento Instagram os identifique los marca como Shadow y esconde dicha imagen a tus seguidores… así que llevar cuidado con esto.

  • Otra acción que puede hacer que tu tráfico disminuya es el cambiar el título de las fotos durante las primeras 24 horas, si esa tontería. Antes de publicar asegúrate de que el título, hashtags y ubicación están tal y como tu quieres, ya que si modificas algo…¡te esconderán!

  • Tema importante: hashtags. Es vuestro mayor apoyo sin duda, y más ahora que se pueden seguir no solo a personas, si no también a hashtags. Pero, ¿cómo utilizarlos? Pues bien, puedes poner un máximo de 30 por publicación, si pones más al publicar la foto no te aparecerá ninguno. Y se que tu sueles escribir en español, pero tira de hashtags en inglés, tienen mucha más difusión. Y algo muy importante que ha cambiado, es que antes podías ponerlos en los comentarios e Instagram te los daba como buenos para las búsquedas, ahora ya no. Ahora solo van a aparecer aquellas publicaciones que tengan los tengan en el título, así que recuerda ponerlos antes de publicar. Utiliza hashtags que no estén muy saturados, ya que si pones #travelblogger tu publicación en menos de un segundo se esconderá por la gran interacción que tiene (confieso que yo lo pongo, si…). ¿Cuáles podremos utilizar relacionados con viajes? ¡Cualquiera que se te ocurra! #travellife #travellove #travegirl #travelgram #travelpic… ¡hay miles y miles!

  • ¿Has pensado tener tu cuenta en modo comercial? No se si esto ayuda o no a las estadísticas, pero si que te da mucha información: cuántas interacciones tienes por días, género de tu público, imágenes con más éxito…Puede ser una buena herramienta para saber cuales son tu puntos débiles y fuertes.

  • Aprovecha las stories, son todo un tirón. Ya que no podemos poner links en las fotos (muy mal señor Instagram) redirige a tus seguidores al link de tu biografía para promocionar tu blog, alguna oferta o otras de tus redes sociales. Además si tienes más de 10.000 seguidores podrás poner links en tus stories, cosa que mola mil y te beneficia muchísimo. Aprovecha el recordar en las stories que subiste una foto, este truquito da un pelín más de visibilidad a tu publicación.

En definitiva hay dos formas de enfocar ahora mismo Instagram: o le pagas para ser visible (cosa que por ahora no entra en mis planes), o te lo curras muchísimo. Son horas y horas dando likes, comentado, siguiendo… pero amigo mío, no te queda otra si quieres que tu cuenta vaya para arriba.

Espero que este post os haya servido de ayuda a la hora de ir mejorando poquito a poquito en vuestras redes sociales, pero vamos mi mayor consejo es éste: ser amables, con simpatía llegaréis muy lejos.

¡A seguir sumando kilómetros mis viajeros!

¡Seguirme en mi Instagram!

,

¿Dónde comer en Barcelona?: Madame Ramen

Yo vengo de un pequeñito pueblo de Alicante y la verdad es que aquí todo sigue igual desde hace años y años. Nos gusta ir a tomar el sol al parque, saludar a los vecinos camino del mercado de los lunes, y sobretodo nos encanta ir al mismo bar de siempre a tomarnos nuestro bocata y nuestras bravas.

Así que cuando Madame Ramen me dijo que si quería pasarme a conocer su local…¡no me lo pensé dos veces! ¡comida mediterrasean! Eso aquí en mi pueblo es como si dijeras que te vas a marte. Tuve que sentar a mi madre en el sofá y explicarle que era eso tan raro, y la verdad es que es una mezcla impresionante de sabores y texturas. Es mezclar la comida asiática con toques mediterraneos, y todo ello acompañado de un genial chico joven (y guapete, que todo hay que decirlo) andaluz, que os va a explicar la carta a las mil maravillas.

Pero oye, que me estoy adelantado. Como os contaba, nos invitaron a conocer su local situado en pleno barrio del El Raval, en Barcelona. Me puse un pelín guapa, que no todos los días te invitan a un local tan cool y para allá que fuimos a buscarlo. Y si, es lo que estáis pensando, está en una calle donde las señoritas ofrecen sus servicios, ¿de dónde si no iba a salir el nombre de Madame Ramen?Pero, ¿sabéis lo mejor de todo? Están orgullosos de estar situados en esa calle, de conservar el ambiente del barrio, y yo que me alegro, basta ya de mentes cerradas, vive y deja vivir. Y si ellos están orgullosos de ser como son, enhorabuena.

Nada más entrar Madame Ramen te impresiona, está todo tan guay decorado. Sillas por las paredes, cacerolas colgadas del techo, cuadros de grandísimas personalidades ligadas al barrio, partes de maniquíes… es como entrar en un mundo totalmente diferente. Y si no fuera poco, tienen cocina abierta, puedes acercarte a los chefs y preguntarles cómo están cocinando sus productos, todo muy asiático.

Pero vamos, que allí fuimos a comer, que es de las cosas que más me gusta en este mundo mundial (además de dormir y viajar), así que nos sentamos (mi madre con la boca abierta todo el rato) y nos explicaron la carta. Algunos ya sabéis que soy alérgica a ciertos alimentos, entre ellos al huevo y algunos cereales, así que en todo momento se mostraron súper concienciados con ese tema y me hicieron hasta un ramen con fideos de arroz especiales para mi!!! Me sentí tan bien en ese momento. Os puede parecer una tontería pero para mi no es fácil ir a un restaurante y sentirme totalmente segura, y Madame Ramen lo consiguió, así que mil gracias de verdad.

El primer plato que nos sirvieron fue una copa de Ceviche thai, atún rojo, leche de coco, lima y curry verde. ¡Te lo podías comer con los ojos! Y además yo soy una fan absoluta del atún rojo crudo así que imaginaos mi cara de placer cuando me lo puse en la boca y se derretía en la lengua… ¡eso era cosa de otro mundo! Opinión de mi madre: ¡Yo solo con esto ya como, qué bueno está! Y si lo dice una madre, va a misa.

Pero como no nos querían con el estómago vacío nos trajeron otra de mis debilidades: Hummus de edamame con hinojo. Adoro el hummus, pero este además traía unos palitos de zanahoria y de puerro que hacían que comerte este plato fuera de lo más divertido. La textura era de 10 y me encantó el contraste suave del hummus con el crujiente de la zanahoria…¡para repetir!

Aún estaba recuperándome de la explosión de sabores cuando llegó nuestro siguiente plato: Poke de salmón con arroz sushi, shitake, wakame, aguacate, huevas, mahonesa de kimchi, cebolla crujiente y alga nori. ¡Casi na! Menudo festín en un solo plato. El arroz estaba suave y me encantó la combinación del alga con la cebolla crujiente. Eso si, de ese plato podía comer media Barcelona….¡era enorme! Y ¿qué me decís de la bonita presentación? Pero si da pena comérselo… eso si la pena me duró dos segundos, estaba tan bueno este plato que no podía dejar de comerlo!!!

Y ya, cuando pensaba que iba a reventar de comida mediterrasean llego el plato fuerte, la estrella de la casa: el Ramen. Pedimos el thai con leche de coco, caldo de carne, marisco, curry y cítricos. Además los fideos fueron de arroz (mil gracias por el detalle). Y esto si que es para ponerle un monumento en el Raval y  no el Gato de Botero ( que también mola, pero esto mola más). ¡Qué bueno estaba! Esas gambitas y esos mejillones junto a los fideos y ese caldito con ese sabor entre oriental y europeo… ¡se me hace la boca agua al recordarlo! Mi madre la pobre no podía dejar de comer, tenía el estómago lleno pero estaba taaaaan bueno. Si tenéis intención de ir, este plato no puede faltar en vuestra lista. De 10

Y yo, no tenía intención de pedir postre, os lo juro. Pero me chantajearon con un helado de taro con yogur y granola. Aish como estaba eso. Tenía una textura diferente al helado convencional y era de un color morado muy divertido. Aquí no tuve escrúpulos de mi madre y me lo comí yo casi todo… ¡me encantó! Fue un final apoteósico.

Y después de esta experiencia no solo culinaria, sino también cultural, solo me queda súper recomendaros Madame Ramen. No dejéis de visitarlos si vivís en Barcelona o vais a pasar unos días por allí, es algo totalmente diferente a lo que vais a poder probar en cualquier otro restaurante. ¿Los precios? Nada caros. Cada plato ronda los 6-9 € un precio súper económico para la gran calidad (y originalidad) de los platos que vais a poder degustar.

Mil gracias Madame Ramen por haber hecho que me sienta como en casa, ojalá se reconozca a la gente joven que emprende negocios tan especiales como este.

¡A seguir sumando kilómetros mis viajeros!

Feliz Navidad Viajera

Hoy me voy a poner ñoña, no esperéis un post sobre algún pueblito bonito o como viajar más barato. Estoy aquí en el sofá escuchando a los niños de San Idelfonso cantar miiiiiill euroooos y me ha entrado la vena navideña.

Si, para mi la navidad empieza hoy, cuando pongo la tele a tope de volumen y espero que digan mi número con toda el ansia del mundo. Luego,como todos los años, no me toca na de na y me da una envidia enoooorme ver las noticias ( las cosas claras, envidia de la mala). Pero bueno, ¡lo importante es que ya ha empezado la navidad! Hay haters a muerte de esta época, pero ¿sabéis que? Es una época del año en el que vuelvo a ver a mi querida Sarai (mi holandesita), es la época del año en la que nos juntamos a cenar todos juntos, en la que espero con ansias la noche de reyes (si, yo aún me sigo despertando bien pronto el día 6 para buscar mis regalos), y lo más importante de todo, ¡como hasta reventar! Jamón, gambas, carne, bombones, turrones… ¿en qué otra época del año puedes comer todas estas cosas sin sentirte mal?

Pues eso, que estoy aquí en el sofá escuchando a la maravillosa Aya ( miiiiiiiiiilll eeeeeeeeurroooos, que energía le pone la niña), y he estado haciendo un vistazo atrás a este año. Y es que 2017 no ha sido un año normal. Hace casi justo un año, con un copazo de Puerto de Indias en la mano, decidí que ya era hora, que me tenía que enfrentar a mis miedos y hacer algo que siempre había deseado, abrir un blog. Y así fue, en febrero del 2017 empecé con esta aventura. ¿Y sabéis quien me leía al principio? Mi madre, tal cual. Llegué a pensar si algún día alguien me comentaría algún post, o si mis fotos recibirían algún me gusta en Instagram.

Y de repente apareció mi gurú, mi querida Raquel de Creando Realidades ( si no la conocéis, estáis tardando en seguirla, es maravillosa) y fue quien me enseñó cual era mi camino. Fue la primera que creyó en mi y me dio ese impulso que me hacía falta. Y a partir de ahí todo fueron cosas buenas, he conocido a gente taaaan maravillosa, todos y cada uno de los bloggers que se han ido cruzando en mi camino me han hecho cambiar un poquito, me han hecho que mi forma de viajar sea diferente y que aprecie todos y cada uno de los destinos que visito.

Si alguno de vosotros está pensando en abrirse un blog, adelante, aunque no os lea nadie, aunque sintáis que el algoritmo de Instagram juega en vuesta contra, o aunque Facebook esconda vuestra página ya que no pagáis publicidad, sea cual sea vuestro miedo, hacedlo. Yo estaba perdida, sentía que mi vida estaba en un bucle, no me sentía agusto con lo que estaba haciendo y un día pensé, ya está bien. Qué mas da que no tenga un cuerpo de influencer, que más da que no haga viajes a lo grande perdiéndome un mes en la selva, qué mas da todo, yo soy así y a alguien le tiene que molar.

Así que mi único deseo en estas navidades es que alguien, al leer estas palabras se anime a hacer lo que realmente le gusta, sea lo que sea. Y tu, querido blogger gracias y mil gracias por estar ahí, yo avanzo gracias a vosotros. Os quiero un montón a todos.

Espero seguir dando muuuucha guerra en el 2018, y que tengáis taconcitos para mucho rato. Cantar, comer turrón y dulces hasta el empacho y sobretodo, abrazar a vuestros seres queridos, alguna navidad puede ser que ya no estén ahí y hay que aprovechar cada momento que podamos con ellos.

A seguir sumando kilómetros viajeros

Musical El Rey León, por Jose Joaquín Guardia

Llegamos a la entrada al teatro aproximadamente una hora antes del inicio de la función. Había
ya una gran cantidad de gente esperando para acceder, pero en ningún momento se siente
masificado. El ambiente era realmente agradable, y se notaba que había gente venida desde
muchos rincones de nuestro país. Hubo un pequeño retraso en la apertura de puertas, que duró
en torno a la media hora. Realmente no se hizo pesado, ya que comprendíamos que un
espectáculo de estas características y con tanto público suele acarrear este tipo de
inconvenientes.


Una vez dentro del recinto, en la planta baja se pueden encontrar gran cantidad de servicios
adicionales, como guardarropa, puesto de merchandaising, golosinas y un servicio de bar.
Habíamos sido avisados de la masificación que suele ocurrir en estos servicios, dado el
desconocimiento general de que en cada una de las plantas del teatro, justo antes de la entrada
a sala, existen estos mismos servicios. De modo que nos dirigimos a nuestra planta e hicimos
nuestras compras con mayor tranquilidad. Los precios entran dentro de lo esperado en estas
circunstancias, si bien hay quien pueda considerarlo algo caro.


Finalmente accedimos a la sala y ocupamos nuestros asientos. Estuvimos situados en el primer
anfiteatro y teníamos una vista panorámica increíble de todo el escenario, así como de los
diversos elementos dispersos por la sala. Hay que reconocer que la decoración de esta, así como
la música ambiental ya hacen al espectador anticipar el espectáculo que está a punto de
disfrutar. La única pega en este aspecto es que los asistentes más corpulentos se podrán sentir
un poco estrechos en los asientos, ya que hay poco espacio entre las filas de butacas. Sin
embargo, no habrá problemas de que alguien alto situado delante te pueda tapar, ya que la
altura de las butacas está diseñada para evitarlo.

Sobre el espectáculo en sí no queremos revelar mucho, puesto que es una experiencia que debe
vivirse en persona. Desde el inicio de la primera canción, hasta el cierre definitivo del telón todo
es pura magia. Las casi 2 horas y media que dura el espectáculo se pasan realmente rápido, y no
hay momento para el aburrimiento. Tanto el nivel de las actuaciones, como todo el apartado
artísticos y técnico son sobresalientes, dejándonos algunas veces con la boca abierta antes
situaciones antes las que solo se puede pensar “¿cómo han logrado hacer eso?”. Las diversas
escenas que ocurren fuera del escenario, en la propia sala, están diseñadas para que puedan
disfrutarse desde cualquier butaca, por lo que no existen las llamadas “butacas malas”.
En definitiva, acudir al Lope de Vega para ver este musical es una experiencia realmente
inolvidable, con un precio que si bien puede parecer un poco elevado, se justifica por sí mismo.

Una experiencia mágica que todo el mundo debería experimentar.

¿Qué ver en Lucainena de las Torres?: Pueblito bonito almeriense

Una vez me regalaron un gato.

No tiene nada de especial en principio, ¿verdad? Pues os equivocáis, fue raro pero raro, raro. Os pongo en situación. Corría el año 2015 y por aquel entonces ya me encantaba visitar pueblitos bonitos perdidos por el mundo. Cogí un mapa de la provincia de Almería y enseguida me llamó la atención un pueblecito con un nombre un tanto extraño: Lucainena de las Torres (tardé varios días en enseñarme el nombre). Y pensé, ese pueblo con ese nombre tan guay tiene escrito mi nombre en grande, y para allá que me fui.

Mirad, para empezar está allí perdido donde cristo perdió el gorro, tal cual. Nos llevó unas cuantas curvas y unos cuantos para que me mareo (soy propensa a marearme en cuanto subo al coche, y aún así me encanta hacer road trips, llamadme masoca) pero al fin, llegamos al pueblito. Y la gran pregunta fue: ¿dónde aparcamos? No nos dio tiempo a pensar mucho ya que sin quererlo estábamos ya en la Plaza Mayor del pueblo, y oye muy bonita…. tenía hasta una cabina de teléfonos!!!! Si, si de esas en las que llamaba yo a mi madre para decirle que llegaba tarde a casa (cosa que pasaba finde si y finde también). Pues como buena postureante pensé ahí me tengo que hacer yo una foto.

 

Bajo del coche y me veo a un grupito adorable de abueletes almerienses y ingenua de mi les pregunto:

Disculpen, ¿aquí se puede aparcar?

A lo que los adorables abuelitos empezaron a descojonarse, y justo cuando se les empezaban a saltar las lágrimas de los ojos me miraron extrañada y me preguntaron:

¿Te has perdido cariño? 

No, vengo a ver el pueblo

¡Manoloooo que tenemos una turista! ¡Bienvenida al pueblo bonica! ¡Puedes aparcar donde quieras!

Os juro que creía que iban a sacar la banda de música del pueblo (americanooooos). Ya me veía yo, bailando al son de la charanga y comiendo croquetas caseras del bar del pueblo. Pero bueno volvamos a lo que estábamos. Al comprobar que de verdad no me había perdido me indicaron una ruta para hacer por el pueblecito para que no me perdiera nada de nada. Les di las gracias, me colgué la cámara y empecé mi ruta.

A los cinco minutos de ir caminando, noté que alguien me seguía. Me giré muuuuy despacito, que jope e leído muchas novelas negras y tengo una imaginación muy vivaz. ¡Y ahí estaban! Los abuelitos saludándome…

-Vas bien nena, sigue todo recto y gira a la derecha y te encontraras con la iglesia. Saluda al padre de nuestra parte y dile que has venido a ver el pueblo.

¡Solo les faltaba ponerme la alfombra roja! Pero bueno a todo esto no os he contado nada del pueblo. Es precioso: callecitas blancas, geranios de colores, vistas geniales de todo el valle… Pero lo mejor de todo son unos enormes hornos de fundición que se conservan tal y como estaban en la época y es un placer visitarlos, algo totalmente diferente que no había visto nunca.

Y tal como me dijeron, la iglesia de la Virgen de Montesión era una pequeñita maravilla y por si eso fuera poco, las vistas que tiene desde su placita son para sentarse un ratito y contemplar tranquilamente el paisaje. Y justo ahí me crucé con el primer gatito. Se me sentó al lado y se acurrucó a mi lado para que lo acariciara. Pero lo que yo no sabía es que tenía más compañía… más tarde me enteraría de que los abuelitos estaban observándome como yo acariciaba ese gatito, y a los amables señores se les ocurrió una idea.

Pues ya habían pasado un par de horitas, me había hecho unas cuantas fotos de postureo en esas callecitas andaluzas blancas y decidí que ya era hora de volver. Tomé el camino hacia la Plaza Mayor, que era donde tenía el coche, y al llegar se me acercaron mis ya coleguis de toda la vida y como si fuera lo más normal del mundo me dijeron:

Toma bonica, como hemos visto que te gustan mucho los gatos, te queremos regalar uno para que te acuerdes siempre de nosotros. 

Me pusieron un gataco en mis brazos, ellos sonreían y yo no sabía que cara poner. Si, me encantan los gatos (y todos los animales en general), pero yo no me podía llegar a ese gato!!! Y encima me miraba con cara de pena como pensando qué está pasando aquí…

Pues ahí estaba yo, perdida en un pueblecito pequeñito, con un gato en los brazos y cinco abuelitos mirándome de lo más contentos. ¿Cómo les iba a rechazar yo a ese gato?

Casi llorando les dije que no podía quedármelo pero que le podían poner mi nombre para así acordarse de mi cuando lo vieran. ¡Menos mal que aceptaron! ¡Qué ya me veía yo el enfado de mi madre cuando entrara con un gato a casa!

Así que amigos míos, si buscáis un pueblo donde os acepten como uno más, donde os hagan sentir como en casa, donde encuentres pequeños tesoros escondidos que poca gente conoce… Lucainena de las Torres es vuestro pueblito bonito. Además, está declarado uno de los pueblos más bonitos de España, así que merece la pena una visita, ¿verdad?

Ah y no os olvidéis de algo muy importante… ¡saludar a el gato Noelia de mi parte! Creo que aún tiene pesadillas conmigo…

¡A seguir sumando kilómetros mis viajeros!