Fitur. Pasos a seguir antes de la feria

Todos los años, a finales/mediados de enero se celebra una de las mayores ferias de turismo a nivel mundial en Madrid: Fitur, y la edición de este año será entre los días 23 y 27 de enero de 2019. Y como no, no me lo pienso perder ( es un súper fiestón, pero de los grandes).

El año pasado fue el primero que acudí como blogger y estaba más perdida que un turista sin google maps, así que he decido hacer esta pequeña guía de pasos a seguir antes de ir a la feria, para que cuando estemos allí la podamos aprovechar al 100% y no nos falte ningún stand, evento o charla a la que acudir.

¡Sacad bolígrafo y papel que ahí van los consejos!

  • Inscripción. Esto es el paso más importante ya que si no nos inscribimos como bloggers en la feria con antelación poco podremos hacer en llegar allí. ¿Cómo me inscribo? Muy fácil:  Pincha en este link, rellenas tus datos: nombre, apellidos, dni, nombre del blog, url del blog, redes sociales… y una vez rellenado le das a enviar y esperas unos días a la contestación. Suelen aceptar a todos los blogs de viajes, eso si, tienes que tener unos mínimos: el blog tiene que tener más de tres meses, que publiques temas relacionados con los viajes y como máximo se acreditan a dos personas. Si cumples todos estos requisitos te darán el ok…¡y a disfrutar de la feria!
  • Prepara tus entrevistas. Eso de llegar allí sin visitas concertadas y que te atiendan es una locura. Es una de las ferias de turismo más grande a nivel mundial así que imagínate la cantidad de compromisos y solicitudes que tendrán esos días. Así que unas semanas antes, mira a ver quiénes son los expositores, quién va a estar por la feria, con quién te interesa hablar… y te pones en contacto con ellos y acordáis una hora y un día para hacer la entrevista. ¡Si no es así lo vas a tener muy difícil!

  • Tarjetas de visita. Te van a pedir, y muchas. No solo en las entrevistas que tengas concertadas, durante esos días te vas a cruzar con miles de personas del sector turístico con las que acabarás hablando, y al finalizar te van a pedir una tarjeta para así tenerte localizad@ entre sus contactos. Así que si no tienes, ves haciéndote una ¡y recuerda llevarte las máximas posibles!
  • Media kit del blog. Súper mega importante. ¿Qué es el media kit? Es como tu currículum. Una hoja donde aparecen todos los datos del blog: con quién has colaborado, estadísticas, nombre, redes sociales… cualquier dato que creas importante que sepan las empresas tiene que ir plasmado en esta hoja. Si no tienes ni idea de cómo es un media kit, en internet vas a encontrar un montón de modelos para hacer uno guay que llame la atención.

  • Maleta de mano. A mi este consejo me parece lo más. La gente que va el primer año no es consciente de la cantidad de folletos, documentación o papeleo que llevas a recoger en una jornada en la feria. Así que verás a mucha gente con maletitas pequeñas donde guardar todas las cositas que te den, y además viene genial para guardar tu abrigo (dentro hace un calor que te mueres y fuera es como invernalia), y para guardar tu tablet, libreta…¡Ya me lo agradeceréis!
  • Presentación. A la hora de realizar la entrevista, yo me veo más segura si llevo una pequeña presentación conmigo en la tablet y la voy enseñando al mismo tiempo que voy hablando. Días antes en casa, la repaso, veo cuánto tiempo tardo (hay veces que tienes menos de media hora), veo si queda bien visualmente… y así en el momento te sientes y empieces a hablar vas a estar mucho más segur@. ¿Qué programa me gusta más? Prezi, es el mejor y tiene alguna planilla de viajes, así que va genial.

  • Presencia física. Aquí me podréis llamar pija, pero yo lo tengo muy claro. A fin de cuentas Fitur es una feria de negocios. Y como tal, no voy a ir ni en zapatillas, ni en chándal (si, lo he llegado a ver). La primera impresión cuenta mucho, y que mínimo que una presentación decente para empezar bien la relación con esa empresa. Así que aunque suene algo superficial, revisad los modelitos que llevaréis a cada evento, al final cuenta, y mucho.
  • Fiestas, charlas y eventos. Aquí viene la parte más molona de Fitur: ¡Las fiestacas! Y para esto también hay que planificarse ya que te tendrás que apuntar con antelación. ¿Cuáles son las más importantes? Birratour (jueves), Guanajuato (viernes) y Cañas Viajeras ( sábado). Además el año pasado asistí el miércoles a una fiesta organizada por Granada que fue genial también. Pero además de estas hay mil más, así que puedes elegir las que más te gusten. Todas ellas abren la inscripción unas semanas antes del comienzo de la feria, ¡así que estate atento a las redes sociales! Y en cuanto a charlas, la más sonada de ellas es el evento que organiza Minube el sábado por la mañana, varios grandes viajeros nos cuentan sus experiencias y es una de las citas que no te puedes perder en la feria.

  • Otros consejos. Calzado cómodo. Hay jornadas en las que son muchas horas de pie, así que un calzado que llevéis lo más cómodo posible. Comida y agua, son muchas horas en la feria y los precios de allí son bastante carillos, así que si podéis llevaros en la maleta algo de comida, os ahorraréis unos euretes. Reserva tu hotel y tren cuánto antes ya que los precios de esos días se disparan, pero una barbaridad, así que cuánto antes los tengáis mejor. Evita ir en fin de semana, es cuando va el público en general, y además de que no te van a atender en los stands, ¡está tan lleno que no puedes ni caminar!

Espero que os sirvan estos pequeños consejitos  para aprovechar al máximo vuestra experiencia en Fitur. Y como no, espero veros por allí a la gran mayoría.

¡A seguir sumando kilómetros mis viajeros!

,

¿Dónde comer en Barcelona?: Madame Ramen

Yo vengo de un pequeñito pueblo de Alicante y la verdad es que aquí todo sigue igual desde hace años y años. Nos gusta ir a tomar el sol al parque, saludar a los vecinos camino del mercado de los lunes, y sobretodo nos encanta ir al mismo bar de siempre a tomarnos nuestro bocata y nuestras bravas.

Así que cuando Madame Ramen me dijo que si quería pasarme a conocer su local…¡no me lo pensé dos veces! ¡comida mediterrasean! Eso aquí en mi pueblo es como si dijeras que te vas a marte. Tuve que sentar a mi madre en el sofá y explicarle que era eso tan raro, y la verdad es que es una mezcla impresionante de sabores y texturas. Es mezclar la comida asiática con toques mediterraneos, y todo ello acompañado de un genial chico joven (y guapete, que todo hay que decirlo) andaluz, que os va a explicar la carta a las mil maravillas.

Pero oye, que me estoy adelantado. Como os contaba, nos invitaron a conocer su local situado en pleno barrio del El Raval, en Barcelona. Me puse un pelín guapa, que no todos los días te invitan a un local tan cool y para allá que fuimos a buscarlo. Y si, es lo que estáis pensando, está en una calle donde las señoritas ofrecen sus servicios, ¿de dónde si no iba a salir el nombre de Madame Ramen?Pero, ¿sabéis lo mejor de todo? Están orgullosos de estar situados en esa calle, de conservar el ambiente del barrio, y yo que me alegro, basta ya de mentes cerradas, vive y deja vivir. Y si ellos están orgullosos de ser como son, enhorabuena.

Nada más entrar Madame Ramen te impresiona, está todo tan guay decorado. Sillas por las paredes, cacerolas colgadas del techo, cuadros de grandísimas personalidades ligadas al barrio, partes de maniquíes… es como entrar en un mundo totalmente diferente. Y si no fuera poco, tienen cocina abierta, puedes acercarte a los chefs y preguntarles cómo están cocinando sus productos, todo muy asiático.

Pero vamos, que allí fuimos a comer, que es de las cosas que más me gusta en este mundo mundial (además de dormir y viajar), así que nos sentamos (mi madre con la boca abierta todo el rato) y nos explicaron la carta. Algunos ya sabéis que soy alérgica a ciertos alimentos, entre ellos al huevo y algunos cereales, así que en todo momento se mostraron súper concienciados con ese tema y me hicieron hasta un ramen con fideos de arroz especiales para mi!!! Me sentí tan bien en ese momento. Os puede parecer una tontería pero para mi no es fácil ir a un restaurante y sentirme totalmente segura, y Madame Ramen lo consiguió, así que mil gracias de verdad.

El primer plato que nos sirvieron fue una copa de Ceviche thai, atún rojo, leche de coco, lima y curry verde. ¡Te lo podías comer con los ojos! Y además yo soy una fan absoluta del atún rojo crudo así que imaginaos mi cara de placer cuando me lo puse en la boca y se derretía en la lengua… ¡eso era cosa de otro mundo! Opinión de mi madre: ¡Yo solo con esto ya como, qué bueno está! Y si lo dice una madre, va a misa.

Pero como no nos querían con el estómago vacío nos trajeron otra de mis debilidades: Hummus de edamame con hinojo. Adoro el hummus, pero este además traía unos palitos de zanahoria y de puerro que hacían que comerte este plato fuera de lo más divertido. La textura era de 10 y me encantó el contraste suave del hummus con el crujiente de la zanahoria…¡para repetir!

Aún estaba recuperándome de la explosión de sabores cuando llegó nuestro siguiente plato: Poke de salmón con arroz sushi, shitake, wakame, aguacate, huevas, mahonesa de kimchi, cebolla crujiente y alga nori. ¡Casi na! Menudo festín en un solo plato. El arroz estaba suave y me encantó la combinación del alga con la cebolla crujiente. Eso si, de ese plato podía comer media Barcelona….¡era enorme! Y ¿qué me decís de la bonita presentación? Pero si da pena comérselo… eso si la pena me duró dos segundos, estaba tan bueno este plato que no podía dejar de comerlo!!!

Y ya, cuando pensaba que iba a reventar de comida mediterrasean llego el plato fuerte, la estrella de la casa: el Ramen. Pedimos el thai con leche de coco, caldo de carne, marisco, curry y cítricos. Además los fideos fueron de arroz (mil gracias por el detalle). Y esto si que es para ponerle un monumento en el Raval y  no el Gato de Botero ( que también mola, pero esto mola más). ¡Qué bueno estaba! Esas gambitas y esos mejillones junto a los fideos y ese caldito con ese sabor entre oriental y europeo… ¡se me hace la boca agua al recordarlo! Mi madre la pobre no podía dejar de comer, tenía el estómago lleno pero estaba taaaaan bueno. Si tenéis intención de ir, este plato no puede faltar en vuestra lista. De 10

Y yo, no tenía intención de pedir postre, os lo juro. Pero me chantajearon con un helado de taro con yogur y granola. Aish como estaba eso. Tenía una textura diferente al helado convencional y era de un color morado muy divertido. Aquí no tuve escrúpulos de mi madre y me lo comí yo casi todo… ¡me encantó! Fue un final apoteósico.

Y después de esta experiencia no solo culinaria, sino también cultural, solo me queda súper recomendaros Madame Ramen. No dejéis de visitarlos si vivís en Barcelona o vais a pasar unos días por allí, es algo totalmente diferente a lo que vais a poder probar en cualquier otro restaurante. ¿Los precios? Nada caros. Cada plato ronda los 6-9 € un precio súper económico para la gran calidad (y originalidad) de los platos que vais a poder degustar.

Mil gracias Madame Ramen por haber hecho que me sienta como en casa, ojalá se reconozca a la gente joven que emprende negocios tan especiales como este.

¡A seguir sumando kilómetros mis viajeros!

,

Goiko Grill

¿Alguna vez os han plantado delante una hamburguesa tan grande que no podéis abarcarla de un solo mordisco? Pues yo pensaba que eso solo se veía en las películas americanas, pero no, resulta que en Goiko Grill (se me hace la boca agua de solo volver a pensarlo), te sirven unas pedazos de hamburguesas que ríete tu de los americanos.

Mirad para empezar, el local es monísimo. Sillas diferentes en cada mesa, luces de neon hiper mega modernas, diferentes alturas para elegir la mesa que más te guste… y por si esto no fuera poco, los empleados nos trataron con taaaanta amabilidad. De verdad que por muy buena que esté la comida en un local, si lo demás no acompaña, como que la cena te sabe a poco.

Pero vamos a hablar ya de lo que de verdad importa: la comida. Si vas con muuucha hambre puedes tomarte un entrante, hamburguesa y postre. Nosotros elegimos esa opción, si vamos, vamos a lo grande, nada de luego llegar a casa y pensar… ¡qué bueno tendría que estar ese pedazo de postre! Así que no desayunamos ( para dejar hueco en el estómago) y nos preparamos para comernos al menos medio kilo de comida cada uno.

Como consejito os recomiendo que reservéis, ¡suele estar hasta los topes siempre! Así que si tenéis pensado ir a cenar este finde mejor llamad con antelación. Y como iba diciendo, nos sentamos en una mesa muy cuqui y nos sirvieron las bebidas (refrescos los dos). Si sois unos amantes de los batidos… ¡tienen uno de oreo que está para chuparse los dedos! Nos decidimos por unos entrantes para compartir al centro: Chicken tenders. Y ya os digo una cosa, yo solo con este plato ya hubiera comido. Por momentos me iba arrepintiendo de haber pedido tanta comida… ¡No me se controlar! Y es que estaban taaan buenos, crujientes por fuera y blanditos por dentro, toda una delicia.

Ya hinchada nos trajeron nuestras súper hamburgesas… y aquí es donde empieza lo bueno de verdad. Yo soy una amante de las hamburguesas de pollo así que decidí probar que tal estaba esta… y no me decepcionó. El pan es de otro mundo, tostadito y blandito y la salsa le da un toque exquisito a esta grandísima hamburguesa. ¡Qué buena estaba! De verdad que es pensarlo y se me vuelve a hacer la boca agua!!!!

Yo ya no podía más y le dije a mi amorcillo que no pedíamos postre, que si comía algo más me tenía que ir a comprar unos pantalones de una talla más. Pero en eso que vino el majete camarero y nos dijo… ¡No podéis iros sin probar nuestro postre estella! El Frozen Choiko, lleva oreo y chocholate… y pensé a la porra todo, ves preparando el pantalón nuevo, si nos ponemos, lo hacemos bien.

Y de verdad que es el mejor postre que he probado en mi vida, así que directores del Goiko Grill, quiero la receta porfavor, me vendría genial para incluir en mi sección de Recetas Viajeras y que todo el mundo engordáramos unos 10 kilos… Gracias 🙂

En este punto ya me planté y decidí que el resto del día comería lechuga… pero oye… ¡y lo que había disfrutado yo! Así que si estáis buscando comer una buena hamburguesa, Goiko Grill no os va a defraudar. Yo fui a su local de Alicante, pero tienen restaurantes repartidos por toda España, ¡así que ya no tienes ninguna excusa!

¡Seguid sumando kilómetros ( y comilonas) mis viajeros!

, ,

Sala de escape Locus Fugae

Viajeros, siento comunicaros que nuestra queridísima tía Matilde ha fallecido.

Ayer, estaba yo comiéndome mi riguroso helado de cada día, cuando recibí una nota de su notario. Ya pensaba que venía a darnos el pésame a la familia, pero no, en su lugar nos entregó un misterioso sobre donde nos indicaba que si queríamos acceder a una jugosa herencia tendríamos que superar una serie de pruebas… ¿La tía Matilde, aquella mujer un pelín tacaña (por decirlo suavemente) que se gastaba todo el dinero de su paga en sus dos gatos tenía una gran fortuna? ¿Y nos enviaba una simple felicitación por navidad? Pero bueno, yo que me crié leyendo a Sherlok Holmes me empecé a emocionar… ¿Qué gran aventura nos habría dejado nuestra tita Matilde? ¿Valdría la pena hacer las maletas e ir hasta Alicante para averiguarlo? Elemental querido Watson.

Calle Calderón de la Barca, 25. Pues nada, aquí tiene que ser. Entro un poco asustada, no se muy bien que voy a encontrarme… ¿al mismísimo Dan Brown que me dará las pistas a seguir o tendré que hacer valer todos mis conocimientos de criminología aprendidos temporada tras temporada de CSI? Pues no, en la sala solo está el notario de nuestra tía, enfundado en un elegante traje negro (que calor tendrá que estar pasando el pobre). Pasamos a una sala donde solo hay un sobre encima de la mesa y un vídeo, bien, la cosa se va poniendo interesante.

“Señorita, cuando esté preparada le puede dar al play. Su tía Matilde ha dejado un mensaje grabado para usted”. Dicho esto, sale de la habitación y me deja a solas, con el sobre, el mando y dos gordos gatos que no dejan de mirarme. No se muy bien si darles de comer un sandwich que llevo en el bolso o echarlos de la habitación. Al final los dejo estar y cojo el mando, me sudan las manos, pero ya no puedo aguantar más. Ahí está, nuestra tía Matilde… ¿Qué querrá que hagamos?

Pues bien, viajeros míos, esto no es un cuento inventado, es la súper aventura que uno de vosotros podrá vivir en la maravillosa y trepidante sala de escape Locus Fugae. Yo fui y lo flipé, así tal cual. Desde el minuto uno, te hacen estar dentro del juego, ¡de verdad que acabas creyendo que Matilde era tu tía! Entras a la sala y te dan 60 minutos para poder descifrar las pruebas que os han dejado para poder llevaros su cuantioso testamento… ¡pero cuidado! El tiempo pasa tan deprisa ¡que en daros cuenta vuestro minutos se agotarán!

Locus Fugae Room Escape se encuentra en Alicante, justo en el centro, muy cerquita del Mercado Central y sus dueños son dos chicos jóvenes maravillosos que han puesto muchísimo ímpetu en los detalles para que te sumerjas en el juego. Desde su apertura se han llevado varios premios a la mejor sala de escape y mejor ambientación. Y no solo eso, desde hace unos meses han incluido dos nuevos juegos…Moorder, y Boom Scape, ¡así que no tienes excusa para volver si ya has estado! ¿no estás deseando probar tus habilidades detectivescas?

¡No te lo pienses dos veces y disfruta de algo diferente en tu aventura por la terreta!

¡A seguir sumando kilómetros mis viajeros!

 

,

SanSan Festival. ¿Cómo fue el primer día?

La que tiene clase, tiene clase. Y eso es así de toda la vida.

Y por desgracia, no era yo quien la tenía. Os pongo en situación: yo, de pueblo a más no poder, rodeada de la crême de la crême del panorama indie y rock nacional. Yo, con mis zapatitos, mi mochila de Anís Tenis y mi vestido del Primark, junto a chicas monísimas, que parecía que iban vestidas de mercadillo, pero que solo de pensar en lo que valían sus zapatos me entraba el vértigo.

¿Y cuál fue mi conclusión? Que la gente VIP no come. Si, si, no comen nada. Y mira que mi amigo el cocinero Agustín les sacó delicias: mini hamburgesitas, brochetas de frutas, pinchitos de tortilla… pero nada, que nadie cogía nada, oye. Y allí estaba yo, mirando la comida como quien mira al amor de su vida, y esperando que alguien de el paso y coja la primera hamburgesa… ¡Pero por qué no coméis! Nada, al final me harté y fui al ataque, que soy de pueblo, pero no soy tonta (nunca le digo que no a un buen aperitivo).

Que a todo esto venía yo a contaros que tal mi experiencia SuperVip de la mano de Anís Tenis, el primer día del festival. Pasado el susto de ver que has hecho pis en el mismo baño que Sidecars, que has tomado un vinito con Supersubmarina y te has hecho la foto de postureo con Sansito, decidimos que era hora de ver algún concierto, que a fin de cuentas, para eso estábamos allí.

Y para mi sorpresa me enamoré perdidamente de Coque Malla. ¡Qué elegancia por Dios! Todo vestido de negro, con una pequeña bufanda y una presencia escénica enorme. No le hace falta hacer locuras de viejo roquero, él, con sus gestos elegantes, se vale para enamorarte canción tras canción. Fíjate que conforme iban pasando las canciones, se iba volviendo más y más atractivo… ¡Qué tendrán los músicos que nos vuelven locas! Para mí, ha sido mi gran revelación del festival.

Pero la cosa no había hecho más que empezar, quedaban los tres platos fuertes de la noche.  Empezamos a oír los primeros acordes y Vero, la chica Tenis Glee y yo, nos fuimos corriendo a ver a Sidecars. Y con ellos, nos dimos cuenta de una de las verdades irrefutables del rock nacional: para ser un buen roquero, tienes que tener unos pantalones negros de pitillo, de esos que no te dejan ni respirar. De verdad, que yo sufro con solo verlos… ¡y de pensar cómo se los quitarán luego! A todo esto, tenía al lado al fan numero uno de la banda. Yo creo que me tiré más tiempo mirándole a él que a Sidecars. Lo daba todo en cada canción, lo vivía, lo disfrutaba, y eso viajeros míos, es el verdadero motivo de los festivales… la pasión por la música.

Pero Sidecars fue el telonero para el plato gordo de la noche: Leiva. Allí estaba él, 13 años después de haber actuado en un festival, volvía a la vida en el San San. Fue el fiestón de la noche. Leiva se quiere, se ama a sí mismo, y eso lo refleja en sus conciertos. Es hipnótico, no puedes dejar de mirarlo.  Con cada movimiento que hace, te van dando ganas de ir quitándote el sujetador para lanzárselo… aish el rollito bohemio. Pero desde aquí, quiero realzar a los verdaderos protagonistas del concierto: su saxofonista y su trompetista. ¡Qué espectáculo de hombres! Hacen que esos instrumentos tan clásicos, queden de lo más cool arriba del escenario, ¡bravo por ellos!

Y me estaban empezando a entrar los nervios. Todos tenemos una canción que forma parte de nuestra vida. Tenía yo unos 7 u 8 años y estaba en una granja escuela, y un chico me dijo que escuchara una canción que acababa de salir: Llamando a la tierra de MClan. Desde entonces, ha sido mi canción. No hay día en que no la escuche, me levanta el ánimo en días malos y me acompaña en mis viajes largos por carretera. Y allí los tenía, a solo unos metros de mí. ¡No podía creerme que los tuviera tan cerca!, fueron pasando sus canciones, el público se venía arriba al son de la pandereta, y de repente llegó mi momento. Empezaron a sonar los primeros acordes de mi canción y todo el mundo empezó a gritar… ¡Allí estaba mi canción! ¡por los grandes clásicos del rock nacional! Ah, un saludo a mi amigo festivalero, si, el del ‘aguántame el cubata que voy a aplaudir’. De verdad, no sabes la paciencia que tienes hasta que te toca el festivalero borracho al lado en tu canción favorita… ¡Todo sea por Mclan!

Y la chica Glee y yo, mayores ya para tantos trotes, decidimos bebernos un par de chupitos de Glee Frambuesa e irnos a dormir. Que los festivales están genial, pero ya vamos teniendo nuestra edad y se va notando.

Hoy intentaremos no perdernos por Benicàssim para llegar al festival, ¡qué mis piernas no dan para más!

¡A seguir sumando experiencias mis viajeros!

, ,

Sayech beach, by Josan

Tacos, nachos, empanadas, hamburgesas, patatas… ¡De solo pensarlo mi boca se hace agua! Ese fue mi gran dilema de ayer, ¿qué me pido? Allí estábamos mi amorcillo y yo, a pie de playa, con un solecito espectacular, una ligera brisa mediterránea y una gran calavera mexicana que nos quería obligar a comer todas y cada una de las cosas de la carta (que lo hice obligada, que conste).

Y no, no hace falta irte a México para probar unos tacos que están de rechupete, unos nachos repletos de queso fundido que aparecerán en tus mejores sueños, y una hamburgesa gourmet que te reafirmarán tus ganas de ser carnívoro. Solo con que vayas a Urbanova en Alicante (la millor terreta del món, por cierto), los tendrás al alcance de tu mano… ¡y de tu bolsillo!

Hace tres semanas recibí una llamada que me hizo especial ilusión: ¡estábamos invitados a la apertura del nuevo Sayech beach, by Josan! Y yo, que no me pierdo un sarao, allí que me planté. Además que soy una defensora de los grandes proyectos diferentes y originales. Que dos chicos jóvenes como son Ángela y Josan, hayan decidido abrir su tercer local en la provincia de Alicante, es algo digno de admirar hoy en día. Gracias a gente como ellos (y no gracias a quienes se creen que tienen el poder absoluto), nuestro país irá resurgiendo poco a poco de sus cenizas. Así que chicos, mil gracias por ser gente tan molona y emprendedora.

¿Y que deciros de la comida? Es de 10. Su carácter joven se nota en cada uno de los platos que te sirven. Toda su carta es de estilo callejero internacional (palabras de la propia Ángela) y lo mejor, es que todo está cocinado a la brasa, ¡así que ya podéis imaginaros que placer al darle el primer mordisco a la hamburgesa! (cual Crónicas Carnívoras). ¿Sois más amantes del pescado? No os preocupéis, a partir de veranito van a incluir carta de pescados recién traídos de los mejores puertos de la Costa Blanca… ¡apostando por el producto nacional de calidad! ¡Así me gusta! Y por si no fuera poco, llevan muchísimo cuidado con el tema de los alérgenos. Su carta está totalmente detallada y al no poder comer la gran mayoría de los platos (ya me he acostumbrado a comer por la vista), tuvieron el gran detalle de servirme un platito de un embutido que estaba para rebañar el plato y un arroz que quitaba el sentio. De verdad, mil gracias por este detalle.

Mi parte favorita es la decoración del local. Su gran cartel en el exterior, la gran calavera que te da la bienvenida, la escalera colgada del techo, el banco blanco impoluto de madera… Si te gustan los locales modernos y acogedores al mismo tiempo, te vas a sentir como en casa. Y seguro que estáis pensando que toda esta comida tan moderna y este local tan guay, además de estar en pleno paseo marítimo, tiene un precio desorbitado… ¡Pues no! ¡Sus precios son de los mas económicos! Echarle un ojo a la carta vosotros mismos:

¿Y de dónde viene esta idea de mezclar comida mediterránea con latina? Pues veréis, Ángela tiene raíces latinas, colombianas. Su genial mamá (la cual tuve ayer el gusto de conocer), les eneñó desde bien pequeñas a cocinar recetas típicas de la gastronomía de su país de origen. Fue cosa del destino que en su vida entrara Josan, un gran chef amante de la cocina tradicional pero con un toque moderno. Y el resto ya es historia, decidieron emprender su primer negocio juntos y tuvo tanto éxito, que a día de hoy son nº1 en Tripadvisor en la ciudad de Elda. ¡Estoy segura que vendrán muchos éxitos más!

Así que recordar, mis viajeros, si veraneáis unos días en la provincia de Alicante, apuntar Sayech beach, by Josan como uno de vuestros referentes para pasar un buen rato en uno de los locales mas molones de la terreta. Y os dejo su frase más famosa, de la cual estoy totalmente enamorada: A comer, beber y bailar, que el mundo se va a acabar. ¡A disfrutar de la vida mis viajeros!