Fitur. Pasos a seguir antes de la feria

Todos los años, a finales/mediados de enero se celebra una de las mayores ferias de turismo a nivel mundial en Madrid: Fitur, y la edición de este año será entre los días 23 y 27 de enero de 2019. Y como no, no me lo pienso perder ( es un súper fiestón, pero de los grandes).

El año pasado fue el primero que acudí como blogger y estaba más perdida que un turista sin google maps, así que he decido hacer esta pequeña guía de pasos a seguir antes de ir a la feria, para que cuando estemos allí la podamos aprovechar al 100% y no nos falte ningún stand, evento o charla a la que acudir.

¡Sacad bolígrafo y papel que ahí van los consejos!

  • Inscripción. Esto es el paso más importante ya que si no nos inscribimos como bloggers en la feria con antelación poco podremos hacer en llegar allí. ¿Cómo me inscribo? Muy fácil:  Pincha en este link, rellenas tus datos: nombre, apellidos, dni, nombre del blog, url del blog, redes sociales… y una vez rellenado le das a enviar y esperas unos días a la contestación. Suelen aceptar a todos los blogs de viajes, eso si, tienes que tener unos mínimos: el blog tiene que tener más de tres meses, que publiques temas relacionados con los viajes y como máximo se acreditan a dos personas. Si cumples todos estos requisitos te darán el ok…¡y a disfrutar de la feria!
  • Prepara tus entrevistas. Eso de llegar allí sin visitas concertadas y que te atiendan es una locura. Es una de las ferias de turismo más grande a nivel mundial así que imagínate la cantidad de compromisos y solicitudes que tendrán esos días. Así que unas semanas antes, mira a ver quiénes son los expositores, quién va a estar por la feria, con quién te interesa hablar… y te pones en contacto con ellos y acordáis una hora y un día para hacer la entrevista. ¡Si no es así lo vas a tener muy difícil!

  • Tarjetas de visita. Te van a pedir, y muchas. No solo en las entrevistas que tengas concertadas, durante esos días te vas a cruzar con miles de personas del sector turístico con las que acabarás hablando, y al finalizar te van a pedir una tarjeta para así tenerte localizad@ entre sus contactos. Así que si no tienes, ves haciéndote una ¡y recuerda llevarte las máximas posibles!
  • Media kit del blog. Súper mega importante. ¿Qué es el media kit? Es como tu currículum. Una hoja donde aparecen todos los datos del blog: con quién has colaborado, estadísticas, nombre, redes sociales… cualquier dato que creas importante que sepan las empresas tiene que ir plasmado en esta hoja. Si no tienes ni idea de cómo es un media kit, en internet vas a encontrar un montón de modelos para hacer uno guay que llame la atención.

  • Maleta de mano. A mi este consejo me parece lo más. La gente que va el primer año no es consciente de la cantidad de folletos, documentación o papeleo que llevas a recoger en una jornada en la feria. Así que verás a mucha gente con maletitas pequeñas donde guardar todas las cositas que te den, y además viene genial para guardar tu abrigo (dentro hace un calor que te mueres y fuera es como invernalia), y para guardar tu tablet, libreta…¡Ya me lo agradeceréis!
  • Presentación. A la hora de realizar la entrevista, yo me veo más segura si llevo una pequeña presentación conmigo en la tablet y la voy enseñando al mismo tiempo que voy hablando. Días antes en casa, la repaso, veo cuánto tiempo tardo (hay veces que tienes menos de media hora), veo si queda bien visualmente… y así en el momento te sientes y empieces a hablar vas a estar mucho más segur@. ¿Qué programa me gusta más? Prezi, es el mejor y tiene alguna planilla de viajes, así que va genial.

  • Presencia física. Aquí me podréis llamar pija, pero yo lo tengo muy claro. A fin de cuentas Fitur es una feria de negocios. Y como tal, no voy a ir ni en zapatillas, ni en chándal (si, lo he llegado a ver). La primera impresión cuenta mucho, y que mínimo que una presentación decente para empezar bien la relación con esa empresa. Así que aunque suene algo superficial, revisad los modelitos que llevaréis a cada evento, al final cuenta, y mucho.
  • Fiestas, charlas y eventos. Aquí viene la parte más molona de Fitur: ¡Las fiestacas! Y para esto también hay que planificarse ya que te tendrás que apuntar con antelación. ¿Cuáles son las más importantes? Birratour (jueves), Guanajuato (viernes) y Cañas Viajeras ( sábado). Además el año pasado asistí el miércoles a una fiesta organizada por Granada que fue genial también. Pero además de estas hay mil más, así que puedes elegir las que más te gusten. Todas ellas abren la inscripción unas semanas antes del comienzo de la feria, ¡así que estate atento a las redes sociales! Y en cuanto a charlas, la más sonada de ellas es el evento que organiza Minube el sábado por la mañana, varios grandes viajeros nos cuentan sus experiencias y es una de las citas que no te puedes perder en la feria.

  • Otros consejos. Calzado cómodo. Hay jornadas en las que son muchas horas de pie, así que un calzado que llevéis lo más cómodo posible. Comida y agua, son muchas horas en la feria y los precios de allí son bastante carillos, así que si podéis llevaros en la maleta algo de comida, os ahorraréis unos euretes. Reserva tu hotel y tren cuánto antes ya que los precios de esos días se disparan, pero una barbaridad, así que cuánto antes los tengáis mejor. Evita ir en fin de semana, es cuando va el público en general, y además de que no te van a atender en los stands, ¡está tan lleno que no puedes ni caminar!

Espero que os sirvan estos pequeños consejitos  para aprovechar al máximo vuestra experiencia en Fitur. Y como no, espero veros por allí a la gran mayoría.

¡A seguir sumando kilómetros mis viajeros!

10 consejos para triunfar en instagram

Si, Instagram a veces desespera, y mucho.

¿Cómo puede ser que suba una foto súper genial de una playa desértica en el Mar Caribe y no reciba apenas likes? Pues muy fácil, el maldito algoritmo te ha escondido por algunas de las múltiples razones: poca interacción, no contestar a los mensajes, texto demasiado corto, o porque le ha dado la gana, así sin más. Entonces, ¿cómo hago para seguir creciendo y no morir en el intento?

No te preocupes, he decidido hacer una lista de 10 consejos que a mi me han venido la mar de bien a la hora de seguir sumando likes y seguidores en Instagram:

  • Seguir el algoritmo todo lo posible: Se que esto es súper fastidioso, ya que nos va a quitar horas de tiempo en nuestro día a día, pero, si entras en el juego de Instagram, sabes a que te expones. Y si aún no sabes cuáles son estas ‘reglas’ te dejo este post donde lo explica todo a las mil mavarillas. Algoritmo Instagram.

  • Tener tu Instagram como empresa. ¿Para qué sirve esto? Sobretodo viene de mucha ayuda con las estadísticas. Te dice cuál es tu hora punta cada día de la semana, de dónde son tus seguidores, su rango de edad y cuál es la interacción en cada una de tus publicaciones e stories. Estos datos vienen genial para saber cuando es mejor publicar una foto, o cual es el día de la semana menos indicado para hacerlo.

  • Interacción con otras cuentas. Hay gente que se crea una cuenta y solo se dedica a poner fotos y responder a los comentarios que la gente le hace en sus publicaciones ( y algunos ni eso). Y esto es un gran error. Intenta interactuar con otras cuentas todo lo que puedas: dale likes a sus fotos, comenta lo que te parecen, contesta a sus stories… Cuanto más presente estés en las cuentas de esos seguidores más likes y comentarios recibirás a cambio, cosa que hará que tu interacción y visibilidad vaya subiendo día a día. Eso si, no esperes que de golpe a repente te lluevan los likes, esto te va a llevar un tiempo, así que paciencia.

  • ¡No compres seguidores! Si, a corto plazo, cuando las empresas vean tu perfil verán que tienes miles y miles de seguidores, pero siento decirte, que la época dorada de la compra de seguidores ya pasó. Ahora ya no solo se fijan en un número sino en la interacción de cada publicación. Da igual que tengas 20.oooo seguidores, si tus likes luego son de 100 me gustas, ten por seguro que esa empresa y todo el mundo sabremos que son seguidores fantasmas y eso hará que tu popularidad caiga en picado, así que…¡toca ser pacientes y conseguirlos de forma legal!

  • Sube contenido de calidad. ¿A que me refiero con esto? Instagram es una red social visual, donde lo único importante es llamar la atención mediante una imagen. Así que si, te va a tocar currarte un poco la foto. Esas fotos que a veces subes sin editar ni un pelín, y pones la excusa de, mejor así al natural. Pues siento decirte, que esa foto no va a tener casi ningún me gusta. Antes te hablaba del juego de Instagram, y aquí tenemos que entrar de nuevo en él. Los usuarios quieren fotos impactantes, llenas de colores, que les llamen la atención por algún motivo.. así que, ¿sigues pensando que una foto en la que sales medio a oscuras va a seguir teniendo likes? ¡A aprender de photoshop se ha dicho!

  • Usa los hashtags como si fueran tu mejor amigo. Eso si, usa los correctos para cada imagen, investiga un poco cuáles son los más seguidos, cuáles son los que más le gustan a la gente, y aplícalos en tu imagen…¡verás que tus likes van a subir como la espuma! Eso si, recuerda que no se permiten más de 30 en una misma publicación o no te saldrá el texto que hayas escrito.

  • ¡Dale caña a los stories! Las cuentas que suben stories interesantes, a la larga tienen mucha más interacción que aquellos que no los usan para nada. ¿Y por qué? Pues básicamente porque recordamos a nuestros seguidores que estamos ahí. Hazles jugar con encuestas, con preguntas, ponles gifts divertidos, sube fotos de tu día a día… Cualquier cosa que se te ocurra es buena para enganchar a alguien a tu cuenta… ¡y cada seguidor cuenta!

  • Céntrate en un solo tema. Por ejemplo, mi cuenta de Instagram Con Dos Tacones. Blog de viajes está centrada en los viajes, y más epecíficamente en los viajes por los pequeños pueblecitos españoles con encanto. Mis followers, siguen mi cuenta por esas fotos de viajes que subo, así que si de golpe a repente les subo una foto sobre mi nuevo coche que me acabo de comprar, mis likes se verán afectados y alguno que otro me dejará de seguir. Así que encuentra un campo que se te de bien o sepas mucho sobre ese tema y explótalo.

  • Se único. Y es que, no nos engañemos. Cuentas en Instagram hay a patadas. Pones #foodie y te van a salir tropocientasmil cuentas. Así que busca algo que te haga especial, pon una fotografía que nadie haya puesto jamás, recomienda un lugar que solo tu conozcas, o ponte ese vestido que nadie más se atreve a ponerse… y justo en ese momento será cuando tu cuenta empiece a crecer, porque lo único llama, solo tienes que encontrar en qué lo eres.

  • Paciencia. Este es el gran consejo que os voy a dar. Instagram no tiene otro misterio que echarle horas, horas y más horas. Horas que vas a gastar dando likes, comentando fotos, viendo stories, siguiendo a otras cuentas… pero si no desistes, y eres amable, verás como poco a poco vas a a ir creciendo.

¡Mucha suerte en este difícil pero bonito mundo de Instagram viajeros!

A seguir sumando kilómetros

,

Apartamentos turísticos en Barcelona: The Urban Suites

¿Qué en Barcelona no te puedes alojar en un hotelazo con cocina, sala de estar y una cama más grande que mi casa? ¡Pues claro que si, guapi! Y no, no te estoy hablando de un hotel de 5 estrellas, en el cual tienes que vender tu riñón y parte del otro para alojarte, no os alarméis. Os voy a hablar de unos apartamentos turísticos situados justo al ladito de la estación de SantsThe Urban Suites .

Solo para que os hagáis una idea, el personal es de lo más majete que me he cruzado nunca. Las chicas de recepción son taaaan agradables, en todo momento nos aconsejaron qué visitar, qué hacer y hasta…¡dónde comer en Barcelona por 1€! ¿Se puede pedir más?

Nada más entrar a la habitación tan apañá que nos dieron mi mente empezó a visualizar las torpocientasmil fotos de postureo que me podía hacer allí… ese ventanal dándole el sol me estaba llamando a gritos!!! Y es que el apartamento turístico es enorme. Tienes una sala de estar con sofá cama, tele, minicadena, dvd… todo lo que te puede hacer falta para hacerte sentir como en el propio salón de tu casa.

¿Y la cocina? Apañadísima del todo. Tienes microondas, horno, cubiertos, encimera, lavavajillas… todo lo que necesites si un día decides que estás muy cansada, después de patearte toda la ciudad arriba y abajo durante todo el día, y lo único que te apetece es un caldito calentito en el apartamento turístico. Y es que, yo siempre que puedo, elijo hoteles con cocina propia. Después de muchos días fuera de casa, hay veces que solo te apetece un platito calentito y a dormir, ¿verdad?

Y la habitación!!!! Esa cama es mucho amor!!! Yo valoro los hoteles por dos factores: el baño, que esté limpio y aseado, y la cama, que sea cómoda, de esas que te acuestas y te atrapan entre sus sábanas. Y esta lo cumplía todo: suave, cómoda, olía a limpio… aish quiero una así para mi casa, no saldría de ella.

¿La ubicación del apartamento turístico? Maravillosa. Estás alejado del centro de Barcelona, del caos y del bullicio, pero si quieres ir andando tardarás unos 40 minutos, nada exagerado, de hecho nosotras fuimos varias veces con el coche de San Fernando. Si lo tuyo no es tanto caminar, justo en la esquina del hotel tienes una parada de metro, y en 5 minutejos estás paseando por la Rambla. Además la estación de Sants está a dos minutos andando, así que olvídate de ir cargada con las maletas por media Barcelona!!!

Me trataron con tanto cariño en este hotel que solo tengo palabras buenas para ellos. Y cuando en un sitio estás tan agusto que no te quieres marchar es señal de que valen la pena recomendarlos. Así que hacerme caso, si vais a visitar Barcelona y buscáis un alojamiento económico, con una decoración genial, cómodo y con cocina, The Urban Suites Barcelona es vuestro hotel ideal. ¿Os animáis a seguirlos en las redes sociales?

Instagram: Instagram The Urban Suites

Twitter: Twitter The Urban Suites

¡Un besazo y a seguir sumando kilómetros mis viajeros!

 

 

¿Cómo funciona Instagram?: Algoritmo de Instagram 2018

Bueno esto se sale bastante de mis post habituales. Como ya sabréis suelo hablaros de pueblecitos, restaurantes dónde ponerte las botas, hotelazos a precios baratillos… pero durante las últimas semanas una de las preguntas que más me habéis hecho es: ¿Cómo consigues tanta interacción en Instagram? Y amigos míos, no es una respuesta fácil.

Como ya habréis observado, la red social Instagram, nos está dando un poquito de guerra, ya que cada dos por tres nos cambia el algoritmo y ale, pérdida de audiencia. Antes mola mil, tu mirabas cuales eran tus horas más punteras, subías una foto en esa franja de tiempo, y likes para todos!!! Pero ahora, siento deciros que las cosas han cambiado.

Pues bien, ¿Cómo domamos a la fiera? He estado leyendo unos cuantos post sobre el nuevo algoritmo y creo que he llegado a estas conclusiones:

  • Sin un buen contendido, ni algoritmo ni leches. ¿Qué es lo más fundamental de todo? Subir buenas fotos con buenos textos, dónde hagas interactuar a la gente. ¿Por qué voy a seguirte si tus fotos son como los de la mayoría? Dame algo especial, algo único, y eso solo se consigue currando un poquito. Métele filtros a la foto, encuadra bien a la hora de echarla, piensa en alguna idea diferente y dame un texto con el que pueda interactuar. No me pongas una foto del Coliseo y pongas, Coliseo de Roma, ¡jope eso ya lo se yo! Cuéntame qué tal te fue, si había mucha gente, el precio de las entradas…¡o una historieta divertida con la que me ria un ratejo! Resumiendo, cúrrate cada publicación.

  • Vamos ya con los datos un poco más técnicos. Para que veas como funciona el nuevo algoritmo, tu nueva publicación solo va a llegar al 10% de tu público. Vamos que si tienes 1000 seguidores solo le va a aparecer en principio tu imagen a 100 personas. ¿Cómo hago para que crezca este ratio? Pues con interacción. El nuevo algoritmo básicamente es: cuantas más personas interactuen conmigo en otras fotos anteriores, a más personas voy a aparecer en las siguientes publicaciones. Solución: interactúa mucho tu también. Da muchos me gustas y comenta mucho (pero tampoco a lo loco, que te pueden bloquear), esas personas luego irán a tu cuenta, y dejarán algún like que otro, cosa que te beneficia para el ratio de interacción.

  • Comentarios. He observado que muchos bloggers que están empezando se ‘olvidan’ de contestar a los comentarios, grave error. Primero porque la simpatía es fundamental si quieres seguir adelante y segundo porque Instagram lo penaliza. Para ser más visible, tienes que contestar a esos mensajes en un máximo de 60 minutos desde que te dejaron el comentario si no quieres que tu publicación desaparezca entre las millones que se acaban de publicar. Además no vale contestar con un ‘Gracias’ o ‘ Genial’, el comentario tiene que tener un mínimo de 4 palabras para que la red social lo contabilice y forme parte de tus estadísticas. Pero si esto no fuera poco, tampoco te van a contar los comentarios monosilábicos: ‘Que guay’ ‘Maravilloso’ ‘Love’… Si, no solo te esconden por no contestar, si no que además penalizan comentarios cortos de tus seguidores.

  • Ojo con los Pod. Para quien no esté muy puesto, esto son grupos de instagramers que crean una unión para apoyarse entre ellos, dar siempre likes a sus fotos y comentar dichas publicaciones. En el momento Instagram os identifique los marca como Shadow y esconde dicha imagen a tus seguidores… así que llevar cuidado con esto.

  • Otra acción que puede hacer que tu tráfico disminuya es el cambiar el título de las fotos durante las primeras 24 horas, si esa tontería. Antes de publicar asegúrate de que el título, hashtags y ubicación están tal y como tu quieres, ya que si modificas algo…¡te esconderán!

  • Tema importante: hashtags. Es vuestro mayor apoyo sin duda, y más ahora que se pueden seguir no solo a personas, si no también a hashtags. Pero, ¿cómo utilizarlos? Pues bien, puedes poner un máximo de 30 por publicación, si pones más al publicar la foto no te aparecerá ninguno. Y se que tu sueles escribir en español, pero tira de hashtags en inglés, tienen mucha más difusión. Y algo muy importante que ha cambiado, es que antes podías ponerlos en los comentarios e Instagram te los daba como buenos para las búsquedas, ahora ya no. Ahora solo van a aparecer aquellas publicaciones que tengan los tengan en el título, así que recuerda ponerlos antes de publicar. Utiliza hashtags que no estén muy saturados, ya que si pones #travelblogger tu publicación en menos de un segundo se esconderá por la gran interacción que tiene (confieso que yo lo pongo, si…). ¿Cuáles podremos utilizar relacionados con viajes? ¡Cualquiera que se te ocurra! #travellife #travellove #travegirl #travelgram #travelpic… ¡hay miles y miles!

  • ¿Has pensado tener tu cuenta en modo comercial? No se si esto ayuda o no a las estadísticas, pero si que te da mucha información: cuántas interacciones tienes por días, género de tu público, imágenes con más éxito…Puede ser una buena herramienta para saber cuales son tu puntos débiles y fuertes.

  • Aprovecha las stories, son todo un tirón. Ya que no podemos poner links en las fotos (muy mal señor Instagram) redirige a tus seguidores al link de tu biografía para promocionar tu blog, alguna oferta o otras de tus redes sociales. Además si tienes más de 10.000 seguidores podrás poner links en tus stories, cosa que mola mil y te beneficia muchísimo. Aprovecha el recordar en las stories que subiste una foto, este truquito da un pelín más de visibilidad a tu publicación.

En definitiva hay dos formas de enfocar ahora mismo Instagram: o le pagas para ser visible (cosa que por ahora no entra en mis planes), o te lo curras muchísimo. Son horas y horas dando likes, comentado, siguiendo… pero amigo mío, no te queda otra si quieres que tu cuenta vaya para arriba.

Espero que este post os haya servido de ayuda a la hora de ir mejorando poquito a poquito en vuestras redes sociales, pero vamos mi mayor consejo es éste: ser amables, con simpatía llegaréis muy lejos.

¡A seguir sumando kilómetros mis viajeros!

¡Seguirme en mi Instagram!

,

¿Dónde comer en Barcelona?: Madame Ramen

Yo vengo de un pequeñito pueblo de Alicante y la verdad es que aquí todo sigue igual desde hace años y años. Nos gusta ir a tomar el sol al parque, saludar a los vecinos camino del mercado de los lunes, y sobretodo nos encanta ir al mismo bar de siempre a tomarnos nuestro bocata y nuestras bravas.

Así que cuando Madame Ramen me dijo que si quería pasarme a conocer su local…¡no me lo pensé dos veces! ¡comida mediterrasean! Eso aquí en mi pueblo es como si dijeras que te vas a marte. Tuve que sentar a mi madre en el sofá y explicarle que era eso tan raro, y la verdad es que es una mezcla impresionante de sabores y texturas. Es mezclar la comida asiática con toques mediterraneos, y todo ello acompañado de un genial chico joven (y guapete, que todo hay que decirlo) andaluz, que os va a explicar la carta a las mil maravillas.

Pero oye, que me estoy adelantado. Como os contaba, nos invitaron a conocer su local situado en pleno barrio del El Raval, en Barcelona. Me puse un pelín guapa, que no todos los días te invitan a un local tan cool y para allá que fuimos a buscarlo. Y si, es lo que estáis pensando, está en una calle donde las señoritas ofrecen sus servicios, ¿de dónde si no iba a salir el nombre de Madame Ramen?Pero, ¿sabéis lo mejor de todo? Están orgullosos de estar situados en esa calle, de conservar el ambiente del barrio, y yo que me alegro, basta ya de mentes cerradas, vive y deja vivir. Y si ellos están orgullosos de ser como son, enhorabuena.

Nada más entrar Madame Ramen te impresiona, está todo tan guay decorado. Sillas por las paredes, cacerolas colgadas del techo, cuadros de grandísimas personalidades ligadas al barrio, partes de maniquíes… es como entrar en un mundo totalmente diferente. Y si no fuera poco, tienen cocina abierta, puedes acercarte a los chefs y preguntarles cómo están cocinando sus productos, todo muy asiático.

Pero vamos, que allí fuimos a comer, que es de las cosas que más me gusta en este mundo mundial (además de dormir y viajar), así que nos sentamos (mi madre con la boca abierta todo el rato) y nos explicaron la carta. Algunos ya sabéis que soy alérgica a ciertos alimentos, entre ellos al huevo y algunos cereales, así que en todo momento se mostraron súper concienciados con ese tema y me hicieron hasta un ramen con fideos de arroz especiales para mi!!! Me sentí tan bien en ese momento. Os puede parecer una tontería pero para mi no es fácil ir a un restaurante y sentirme totalmente segura, y Madame Ramen lo consiguió, así que mil gracias de verdad.

El primer plato que nos sirvieron fue una copa de Ceviche thai, atún rojo, leche de coco, lima y curry verde. ¡Te lo podías comer con los ojos! Y además yo soy una fan absoluta del atún rojo crudo así que imaginaos mi cara de placer cuando me lo puse en la boca y se derretía en la lengua… ¡eso era cosa de otro mundo! Opinión de mi madre: ¡Yo solo con esto ya como, qué bueno está! Y si lo dice una madre, va a misa.

Pero como no nos querían con el estómago vacío nos trajeron otra de mis debilidades: Hummus de edamame con hinojo. Adoro el hummus, pero este además traía unos palitos de zanahoria y de puerro que hacían que comerte este plato fuera de lo más divertido. La textura era de 10 y me encantó el contraste suave del hummus con el crujiente de la zanahoria…¡para repetir!

Aún estaba recuperándome de la explosión de sabores cuando llegó nuestro siguiente plato: Poke de salmón con arroz sushi, shitake, wakame, aguacate, huevas, mahonesa de kimchi, cebolla crujiente y alga nori. ¡Casi na! Menudo festín en un solo plato. El arroz estaba suave y me encantó la combinación del alga con la cebolla crujiente. Eso si, de ese plato podía comer media Barcelona….¡era enorme! Y ¿qué me decís de la bonita presentación? Pero si da pena comérselo… eso si la pena me duró dos segundos, estaba tan bueno este plato que no podía dejar de comerlo!!!

Y ya, cuando pensaba que iba a reventar de comida mediterrasean llego el plato fuerte, la estrella de la casa: el Ramen. Pedimos el thai con leche de coco, caldo de carne, marisco, curry y cítricos. Además los fideos fueron de arroz (mil gracias por el detalle). Y esto si que es para ponerle un monumento en el Raval y  no el Gato de Botero ( que también mola, pero esto mola más). ¡Qué bueno estaba! Esas gambitas y esos mejillones junto a los fideos y ese caldito con ese sabor entre oriental y europeo… ¡se me hace la boca agua al recordarlo! Mi madre la pobre no podía dejar de comer, tenía el estómago lleno pero estaba taaaaan bueno. Si tenéis intención de ir, este plato no puede faltar en vuestra lista. De 10

Y yo, no tenía intención de pedir postre, os lo juro. Pero me chantajearon con un helado de taro con yogur y granola. Aish como estaba eso. Tenía una textura diferente al helado convencional y era de un color morado muy divertido. Aquí no tuve escrúpulos de mi madre y me lo comí yo casi todo… ¡me encantó! Fue un final apoteósico.

Y después de esta experiencia no solo culinaria, sino también cultural, solo me queda súper recomendaros Madame Ramen. No dejéis de visitarlos si vivís en Barcelona o vais a pasar unos días por allí, es algo totalmente diferente a lo que vais a poder probar en cualquier otro restaurante. ¿Los precios? Nada caros. Cada plato ronda los 6-9 € un precio súper económico para la gran calidad (y originalidad) de los platos que vais a poder degustar.

Mil gracias Madame Ramen por haber hecho que me sienta como en casa, ojalá se reconozca a la gente joven que emprende negocios tan especiales como este.

¡A seguir sumando kilómetros mis viajeros!

Feliz Navidad Viajera

Hoy me voy a poner ñoña, no esperéis un post sobre algún pueblito bonito o como viajar más barato. Estoy aquí en el sofá escuchando a los niños de San Idelfonso cantar miiiiiill euroooos y me ha entrado la vena navideña.

Si, para mi la navidad empieza hoy, cuando pongo la tele a tope de volumen y espero que digan mi número con toda el ansia del mundo. Luego,como todos los años, no me toca na de na y me da una envidia enoooorme ver las noticias ( las cosas claras, envidia de la mala). Pero bueno, ¡lo importante es que ya ha empezado la navidad! Hay haters a muerte de esta época, pero ¿sabéis que? Es una época del año en el que vuelvo a ver a mi querida Sarai (mi holandesita), es la época del año en la que nos juntamos a cenar todos juntos, en la que espero con ansias la noche de reyes (si, yo aún me sigo despertando bien pronto el día 6 para buscar mis regalos), y lo más importante de todo, ¡como hasta reventar! Jamón, gambas, carne, bombones, turrones… ¿en qué otra época del año puedes comer todas estas cosas sin sentirte mal?

Pues eso, que estoy aquí en el sofá escuchando a la maravillosa Aya ( miiiiiiiiiilll eeeeeeeeurroooos, que energía le pone la niña), y he estado haciendo un vistazo atrás a este año. Y es que 2017 no ha sido un año normal. Hace casi justo un año, con un copazo de Puerto de Indias en la mano, decidí que ya era hora, que me tenía que enfrentar a mis miedos y hacer algo que siempre había deseado, abrir un blog. Y así fue, en febrero del 2017 empecé con esta aventura. ¿Y sabéis quien me leía al principio? Mi madre, tal cual. Llegué a pensar si algún día alguien me comentaría algún post, o si mis fotos recibirían algún me gusta en Instagram.

Y de repente apareció mi gurú, mi querida Raquel de Creando Realidades ( si no la conocéis, estáis tardando en seguirla, es maravillosa) y fue quien me enseñó cual era mi camino. Fue la primera que creyó en mi y me dio ese impulso que me hacía falta. Y a partir de ahí todo fueron cosas buenas, he conocido a gente taaaan maravillosa, todos y cada uno de los bloggers que se han ido cruzando en mi camino me han hecho cambiar un poquito, me han hecho que mi forma de viajar sea diferente y que aprecie todos y cada uno de los destinos que visito.

Si alguno de vosotros está pensando en abrirse un blog, adelante, aunque no os lea nadie, aunque sintáis que el algoritmo de Instagram juega en vuesta contra, o aunque Facebook esconda vuestra página ya que no pagáis publicidad, sea cual sea vuestro miedo, hacedlo. Yo estaba perdida, sentía que mi vida estaba en un bucle, no me sentía agusto con lo que estaba haciendo y un día pensé, ya está bien. Qué mas da que no tenga un cuerpo de influencer, que más da que no haga viajes a lo grande perdiéndome un mes en la selva, qué mas da todo, yo soy así y a alguien le tiene que molar.

Así que mi único deseo en estas navidades es que alguien, al leer estas palabras se anime a hacer lo que realmente le gusta, sea lo que sea. Y tu, querido blogger gracias y mil gracias por estar ahí, yo avanzo gracias a vosotros. Os quiero un montón a todos.

Espero seguir dando muuuucha guerra en el 2018, y que tengáis taconcitos para mucho rato. Cantar, comer turrón y dulces hasta el empacho y sobretodo, abrazar a vuestros seres queridos, alguna navidad puede ser que ya no estén ahí y hay que aprovechar cada momento que podamos con ellos.

A seguir sumando kilómetros viajeros

¿Qué ver en Lucainena de las Torres?: Pueblito bonito almeriense

Una vez me regalaron un gato.

No tiene nada de especial en principio, ¿verdad? Pues os equivocáis, fue raro pero raro, raro. Os pongo en situación. Corría el año 2015 y por aquel entonces ya me encantaba visitar pueblitos bonitos perdidos por el mundo. Cogí un mapa de la provincia de Almería y enseguida me llamó la atención un pueblecito con un nombre un tanto extraño: Lucainena de las Torres (tardé varios días en enseñarme el nombre). Y pensé, ese pueblo con ese nombre tan guay tiene escrito mi nombre en grande, y para allá que me fui.

Mirad, para empezar está allí perdido donde cristo perdió el gorro, tal cual. Nos llevó unas cuantas curvas y unos cuantos para que me mareo (soy propensa a marearme en cuanto subo al coche, y aún así me encanta hacer road trips, llamadme masoca) pero al fin, llegamos al pueblito. Y la gran pregunta fue: ¿dónde aparcamos? No nos dio tiempo a pensar mucho ya que sin quererlo estábamos ya en la Plaza Mayor del pueblo, y oye muy bonita…. tenía hasta una cabina de teléfonos!!!! Si, si de esas en las que llamaba yo a mi madre para decirle que llegaba tarde a casa (cosa que pasaba finde si y finde también). Pues como buena postureante pensé ahí me tengo que hacer yo una foto.

 

Bajo del coche y me veo a un grupito adorable de abueletes almerienses y ingenua de mi les pregunto:

Disculpen, ¿aquí se puede aparcar?

A lo que los adorables abuelitos empezaron a descojonarse, y justo cuando se les empezaban a saltar las lágrimas de los ojos me miraron extrañada y me preguntaron:

¿Te has perdido cariño? 

No, vengo a ver el pueblo

¡Manoloooo que tenemos una turista! ¡Bienvenida al pueblo bonica! ¡Puedes aparcar donde quieras!

Os juro que creía que iban a sacar la banda de música del pueblo (americanooooos). Ya me veía yo, bailando al son de la charanga y comiendo croquetas caseras del bar del pueblo. Pero bueno volvamos a lo que estábamos. Al comprobar que de verdad no me había perdido me indicaron una ruta para hacer por el pueblecito para que no me perdiera nada de nada. Les di las gracias, me colgué la cámara y empecé mi ruta.

A los cinco minutos de ir caminando, noté que alguien me seguía. Me giré muuuuy despacito, que jope e leído muchas novelas negras y tengo una imaginación muy vivaz. ¡Y ahí estaban! Los abuelitos saludándome…

-Vas bien nena, sigue todo recto y gira a la derecha y te encontraras con la iglesia. Saluda al padre de nuestra parte y dile que has venido a ver el pueblo.

¡Solo les faltaba ponerme la alfombra roja! Pero bueno a todo esto no os he contado nada del pueblo. Es precioso: callecitas blancas, geranios de colores, vistas geniales de todo el valle… Pero lo mejor de todo son unos enormes hornos de fundición que se conservan tal y como estaban en la época y es un placer visitarlos, algo totalmente diferente que no había visto nunca.

Y tal como me dijeron, la iglesia de la Virgen de Montesión era una pequeñita maravilla y por si eso fuera poco, las vistas que tiene desde su placita son para sentarse un ratito y contemplar tranquilamente el paisaje. Y justo ahí me crucé con el primer gatito. Se me sentó al lado y se acurrucó a mi lado para que lo acariciara. Pero lo que yo no sabía es que tenía más compañía… más tarde me enteraría de que los abuelitos estaban observándome como yo acariciaba ese gatito, y a los amables señores se les ocurrió una idea.

Pues ya habían pasado un par de horitas, me había hecho unas cuantas fotos de postureo en esas callecitas andaluzas blancas y decidí que ya era hora de volver. Tomé el camino hacia la Plaza Mayor, que era donde tenía el coche, y al llegar se me acercaron mis ya coleguis de toda la vida y como si fuera lo más normal del mundo me dijeron:

Toma bonica, como hemos visto que te gustan mucho los gatos, te queremos regalar uno para que te acuerdes siempre de nosotros. 

Me pusieron un gataco en mis brazos, ellos sonreían y yo no sabía que cara poner. Si, me encantan los gatos (y todos los animales en general), pero yo no me podía llegar a ese gato!!! Y encima me miraba con cara de pena como pensando qué está pasando aquí…

Pues ahí estaba yo, perdida en un pueblecito pequeñito, con un gato en los brazos y cinco abuelitos mirándome de lo más contentos. ¿Cómo les iba a rechazar yo a ese gato?

Casi llorando les dije que no podía quedármelo pero que le podían poner mi nombre para así acordarse de mi cuando lo vieran. ¡Menos mal que aceptaron! ¡Qué ya me veía yo el enfado de mi madre cuando entrara con un gato a casa!

Así que amigos míos, si buscáis un pueblo donde os acepten como uno más, donde os hagan sentir como en casa, donde encuentres pequeños tesoros escondidos que poca gente conoce… Lucainena de las Torres es vuestro pueblito bonito. Además, está declarado uno de los pueblos más bonitos de España, así que merece la pena una visita, ¿verdad?

Ah y no os olvidéis de algo muy importante… ¡saludar a el gato Noelia de mi parte! Creo que aún tiene pesadillas conmigo…

¡A seguir sumando kilómetros mis viajeros!

,

Goiko Grill

¿Alguna vez os han plantado delante una hamburguesa tan grande que no podéis abarcarla de un solo mordisco? Pues yo pensaba que eso solo se veía en las películas americanas, pero no, resulta que en Goiko Grill (se me hace la boca agua de solo volver a pensarlo), te sirven unas pedazos de hamburguesas que ríete tu de los americanos.

Mirad para empezar, el local es monísimo. Sillas diferentes en cada mesa, luces de neon hiper mega modernas, diferentes alturas para elegir la mesa que más te guste… y por si esto no fuera poco, los empleados nos trataron con taaaanta amabilidad. De verdad que por muy buena que esté la comida en un local, si lo demás no acompaña, como que la cena te sabe a poco.

Pero vamos a hablar ya de lo que de verdad importa: la comida. Si vas con muuucha hambre puedes tomarte un entrante, hamburguesa y postre. Nosotros elegimos esa opción, si vamos, vamos a lo grande, nada de luego llegar a casa y pensar… ¡qué bueno tendría que estar ese pedazo de postre! Así que no desayunamos ( para dejar hueco en el estómago) y nos preparamos para comernos al menos medio kilo de comida cada uno.

Como consejito os recomiendo que reservéis, ¡suele estar hasta los topes siempre! Así que si tenéis pensado ir a cenar este finde mejor llamad con antelación. Y como iba diciendo, nos sentamos en una mesa muy cuqui y nos sirvieron las bebidas (refrescos los dos). Si sois unos amantes de los batidos… ¡tienen uno de oreo que está para chuparse los dedos! Nos decidimos por unos entrantes para compartir al centro: Chicken tenders. Y ya os digo una cosa, yo solo con este plato ya hubiera comido. Por momentos me iba arrepintiendo de haber pedido tanta comida… ¡No me se controlar! Y es que estaban taaan buenos, crujientes por fuera y blanditos por dentro, toda una delicia.

Ya hinchada nos trajeron nuestras súper hamburgesas… y aquí es donde empieza lo bueno de verdad. Yo soy una amante de las hamburguesas de pollo así que decidí probar que tal estaba esta… y no me decepcionó. El pan es de otro mundo, tostadito y blandito y la salsa le da un toque exquisito a esta grandísima hamburguesa. ¡Qué buena estaba! De verdad que es pensarlo y se me vuelve a hacer la boca agua!!!!

Yo ya no podía más y le dije a mi amorcillo que no pedíamos postre, que si comía algo más me tenía que ir a comprar unos pantalones de una talla más. Pero en eso que vino el majete camarero y nos dijo… ¡No podéis iros sin probar nuestro postre estella! El Frozen Choiko, lleva oreo y chocholate… y pensé a la porra todo, ves preparando el pantalón nuevo, si nos ponemos, lo hacemos bien.

Y de verdad que es el mejor postre que he probado en mi vida, así que directores del Goiko Grill, quiero la receta porfavor, me vendría genial para incluir en mi sección de Recetas Viajeras y que todo el mundo engordáramos unos 10 kilos… Gracias 🙂

En este punto ya me planté y decidí que el resto del día comería lechuga… pero oye… ¡y lo que había disfrutado yo! Así que si estáis buscando comer una buena hamburguesa, Goiko Grill no os va a defraudar. Yo fui a su local de Alicante, pero tienen restaurantes repartidos por toda España, ¡así que ya no tienes ninguna excusa!

¡Seguid sumando kilómetros ( y comilonas) mis viajeros!

,

Estudios Bolonia

Durante un par de días tuve de vecinos a dos caballos encantadores. Era levantarme, salir al jardín, y allí estaban, esperándome moviendo el rabo (yo, sigo pensando que lo hacían porque estaban contentos, como mi Charli). Y pese al enorme viento que nos hizo esos días, merecía la pena despertar así.

Los Estudios Bolonia se encuentran en el paraíso. Una playa de aguas cristalinas, junto a una duna de arena blanca finísima. Cuentan que en verano se masifica de turistas, pero para estas épocas fue todo un placer poder tener la playa para mi sola. Fue como si fuera mi playa privada, solo me faltaba el mojito en la mano y un mayordomo abanicándome ( que el pobre amorcillo no da para tanto).

Desde el primer momento que pisas los estudios no te quieres marchar. Olían a flores frescas, y es que la dueña tuvo el enorme detalle de recogernos unas flores y ponerlas en un jarrocito para que todo oliera a las mil maravillas, y además no   les falta detalle: cocina completa, baño, habitación con una cama enorme, sala de estar… ¡hasta teníamos WIFI, que oye, una puede estar en el paraíso, pero tiene que documentarlo mediante las fotos de postureo en Instagram!

Y si lo que quieres es disfrutar del solecito andaluz sin que nadie te moleste, tienes un perfecto jardín donde ponerte como las gambas de Dénia de tanto vuelta y vuelta. El amorcillo que no es mucho de tomar el sol (ya es moreno de naturaleza, le odio un poquito por ese sutil detalle), se sentó en la terraza del estudio a tomarse una cerveza y reírse un rato de mi al ver mi piel quemarse por momentos.

Yo me sentí tan como en casa que empecé a hacer planes para volver en verano y poder disfrutar de toda la costa en condiciones: clases de surf y windsurf, visitar las ruinas de Baelo Claudia, ir de fiestuki a los locales tan cools que hay en Tarifa, hincharme a comer pescaíto frito y tortitas de camarones… ¿Alguien que me quiera acompañar?

De verdad, que si visitáis las tierras gaditanas y queréis un alojamiento muy tranquilo a orillas de una playa paradisíaca, Estudios Bolonia es vuestra elección ideal. ¡Y no sabéis lo majetes que son sus dueños! ¡Hay selfie que lo atestigua! Y si vais, no os olvidéis de saludar de mi parte a mis dos amables vecinos, ¡fue todo un placer conocerlos!

¡Seguid sumando kilómetros mis viajeros!

Reservas: https://www.homeaway.es/p1541

http://www.andaluciasur.com/alojamientos/cadiz/tarifa/07_apartamento/

https://www.airbnb.es/rooms/2481369