¿Qué comer en la Riviera Maya?

¿Sabíais que México tiene una de las mejores gastronomías a nivel mundial? Y no lo digo yo, que volví del país con cuatro kilos de más, lo dice la UNESCO que le concedió el título de Patrimonio Material de la Humanidad a la comida mexicana…¡así que prepárate que este post te va a dar mucha hambre!

Hace unos meses pasé una semana inolvidable visitando las antiguas tierras dominadas por los mayas, y no solo aprendí de su cultura y me encantó conocer a su gente, además me vine con 4 kilos de más, y no os miento…¡estaba todo tan bueno que no podía dejar de comer! ¿Y qué fue lo que más me gustó de todo? Pues ahí va:

  • Tacos al pastor: Fueron de mis tacos favoritos de todos los que probé (y de verdad, fueron muchos los que comí esos días). Su ingrediente principal es carne adobada, bien puede ser de cerdo o de ternera. Para adobar esta carne se le ponen ingredientes como el achiote, especias y chiles rojos molidos, que le dan ese color rojizo a la carne. Luego se acompañan de las clásicas tortillas y le pueden añadir diferentes complementos como salsas, cilantro, cebolla o piña. Y como no, yo todo lo adrezaba con un poco de lima para darle el último toque al plato.

  • Taco cochinita pibil: Si bien el anterior plato es muy popular por todo México, el taco de cochinita pibil es más común de la región yucateca. Se cocina con carne de cerdo adobada en achiote y envuelta en hojas de plátano. En su origen, este guiso de carne se realizaba en un horno de tierra, y de ahí viene su nombre: el término pibil, viene de pib que en lengua maya significa “horneado en” Además del cerdo este taco lleva otros ingredientes como cebolla, chile abanero, zumo de lima, orégano, comino, aceite de oliva y pimienta negra. ¡ Se me hace la boca agua al recordarlo!

  • Ceviche yucateco: Y si hay un plato que adoro de la cocina sudamericana es el ceviche. Y el Ceviche Yucateco tiene todo lo que más me gusta: marisco y más marisco, así que es el paraíso culinario. ¿Qué ingredientes lleva? Pulpo, calamar y camarones, todo ello troceado y además se le añade otros adrezos como vinagre balsámico, aceite de oliva, cebolla picada, chile dulce picado, jugo de lima y se le puede añadir hojuelas largas de plátano verde. Es un plato refrescante y muy sabroso que nos va a venir perfecto para aliviar el calor sofocante de nuestra visita a las tierras mayas.

  • Huevos motuleños: Pese a que este plato no lo pude pedir (soy alérgica al huevo), mis acompañantes si lo pidieron y acabaron encantados ya que es el desayuno más típico que puedes pedir en tierras yucatecas. De hecho es originario de la ciudad de Motul, y tiene como base una tortilla yucateca frita con frigoles refritos negros y encima un huevo estrellado. Por encima de todo esto se le pone una salsa preparada con tomate, jamón y chícharos. También se puede acompañar con plátano frito, queso y salsas picantes hechas a base de chile abanero. Es un plato muy contundente para empezar con mucha energía la jornada turística por las diferentes ciudades mayas.

  • Papadzules: El nombre en lenguaje maya significa: “el alimento del amo” y se trata de un plato con fuertes influencias indígenas. Es un plato muy sencillo, pero muy rico al mismo tiempo, lleva unas tortillas de maíz rellenas de huevo cocido (como unos tacos enrollados) y por encima se le pone una salsa verde de pepitas de calabaza y salsa de tomate con chile abanero. Y allí no es algo típico, pero la salsa estaba tan buena, que cogí un trozo de pan y rebané toda la que quedaba en el plato…¡no dejé ni  una gota! Es una muy buena opción si quieres probar las clásicas tortillas cocinadas de forma diferente.

  • Sopa de lima: es un plato milenario ya que ya era consumida por los habitantes del antiguo imperio maya, y esta receta ha ido pasando de generación en generación hasta llegar a nuestros días y poder disfrutarla.  Esta sopa de lima es uno de los platos más fáciles de preparar de toda la cocina yucateca ya que sus alimentos principales son el pollo y la lima. Además de estos dos ingredientes principales también se le suele añadir cebolla, pimiento y cilantro y se cubre todo con unas tortillas tostadas, ligeramente tostadas, para darle un toque crujiente a la sopa. Se puede servir caliente o templada, eso ya dependerá del calor que tengáis o lo caliente que os gusten este tipo de platos. Es ideal para llenar el estómago al medio día de una forma muy saludable.

  • Panuchos yucatecos: el Panucho es un plato típico de la cocina de Yucatán y se trata de una pequeña tortilla de maíz hecha a mano, a la que se le añade un corte por el que se le mete un guiso hecho a base frijol y luego se fríe en aceite de oliva o manteca de cerdo. Una vez fritos, se le añade por encima unas hojas de lechuga, carne de pollo, tomate y cebolla, que previamente han sido sazonados con naranja agria, aguacate y recado colorado ( se trata de una pasta de semillas pipán, chile y anchiote), y como no podéis acompañar estos panuchos con una salsa súper picante hecha a base de chiles abaneros. Pero si sois como yo, que no toleráis mucho el picante, os lo podéis comer tal cual ya que están lo suficientemente ricos sin necesidad de acompañarlos sin ninguna salsa.

  • Agua de Jamaica: Ya se que esto no es un plato típico de Yucatán, pero tenía que ponerlo, ya que me hice adicta al agua de Jamaica en México. ¡Qué cosa más buena! Esta agua es una infusión hecha a base de cálices de la rosa de Jamaica y se trata de una tisana que se toma tanto fría como caliente. Tiene un sabor un pelín agrio y lo típico es añadirle azúcar para endulzarlo, pero si quieres que sea totalmente light tienes la opción de pedirla al natural. Me gustó tanto esta bebida (la pedí en todas las comidas y las cenas), que me traje varias bolsas de flor de Jamaica para poder hacerla yo en casa y recordar a mi querido México mientras tomo esta infusión.

Podría daros mil ejemplos más de lo bien y barato que comí aquella semana en la Península de Yucatán: pescados frescos, cantidades inimaginables de guacamole, tequila a todas horas, quesadillas que sabían a gloria, burritos… Así que si visitáis México, sea cual sea vuestra decisión culinaria, será la acertada ya que todo está súper rico y vendréis con varios kilos de más tal y como hice yo.

¡A seguir sumando kilómetros mis viajeros!