Croacia es maravillosa. Es uno de esos países que no te esperas y te sorprende tanto que ya no puedes dejar de pensar en él. Sus pueblecitos, su comida, su gente, su patrimonio… todo te va a enamorar, y no exagero, es un diamante en bruto. Y es el momento ideal para conocerla, ya que en unos años va a estar tan explotada turísticamente que no vas a poder pisar alguna de sus ciudades, ¡así que no seas inconsciente y aprovecha ahora que aún no es muy conocida!

¿Y cuáles son mis imprescindibles para visitar en Croacia? Pues toma nota y ves haciendo la maleta que te va a dejar con la boca abierta este país…¡avisado quedas!

  • Dubrovnik, la joya del Adriátrico. Empezamos con el plato fuerte, la ciudad de Dubrovnik. Es tan bonita y tan impresionante que series como Juego de Trono se han fijado en ella para grabar alguna que otra escena de la serie, como el famoso Desembarco del Rey. Pero no solo es apta esta ciudad para los amantes de las series y el cine, también lo es para los amantes de las ciudades medievales y pueblos bonitos. Está considerada como una de las ciudades más bonitas del mundo, y nada más entrar por la Puerta de Pile, te darás cuenta del por qué. Sus calles estrechas, fuentes, monasterios, palacios de estilo veneciano, el puerto viejo, la catedral y las maravillosas vistas del Adriátrico, te harán entender el por qué esta ciudad recibe este título. No te olvides de darte un paseo en barco y disfrutar de algunas de las Islas Elaphiti (como ir a la famosa Blue Cave), son el verdadero paraíso.

  • Split. Es una de las ciudades que más me ha maravillado de todo el mundo, y es que no te la esperas. Todo su casco histórico está enclavado dentro del antiguo Palacio de Diocleciano. Imaginad como tuvo que ser ese palacio para que hoy en día, toda una ciudad esté dentro de ese palacio, grandioso. Gracias a que este monumento fue reutilizado, a día de hoy es uno de los palacios romanos mejor conservados del mundo. No os podéis perder el antiguo mausoleo del emperador, hoy en día reconvertido en la catedral, la maravillosa torre románica, el antiguo Templo de Júpiter, hoy en día reconvertido en el Baptisterio y los sótanos del palacio que se conservan tal cual ( famosos por salir en la serie Juego de Tronos). Además la ciudad está llena de restaurantes y terracitas para disfrutar del solecito mediterráneo, y por si no fuera poco, es una ciudad con muchísima fiesta en verano. ¡Lo tiene todo!

  • Trogir. Esta pequeña ciudad es una de mis favoritas de Croacia. No está tan masificada como las dos anteriores y su casco antiguo es Patrimonio de la Humanidad al ser de los mejores conservados de todo el país. Nada más cruzar la puerta de la muralla te encuentras como en otra época: calles empedradas, pequeñas tabernas, tiendas bonitas de souvenirs… Pero sin duda, no os podéis perder su magnífica catedral, subir a su campanario y ver las vistas de toda la Costa Dálmanta desde las alturas, una preciosidad. Justo enfrente de la Catedral, se encuentra el bonito edificio de la Lonja y al lado uno de los palacios venecianos más bonitos de todo el país. Sin duda tampoco os podéis perder el castillo, la iglesia prerrománica de Santa Bárbara y el bonito puerto donde sentarse a tomar el sol.

  • Sibenik. Y para conocer el pasado veneciano de Croacia, la mejor opción es conocer la ciudad de Sibenik, eso si, preparad piernas, ¡qué tiene muchas escaleras! El pasear por sus calles es recordad a la ciudad italiana de Venecia, pero sin los canales. Sus fachadas de piedra y sus ventanas de madera verde, las heladerías de gelatto italiano, el olor a pizza por las calles… Y no os podéis marchar sin visitar su  maravillosa catedral dedicada a Santiago y Patrimonio de la Humanidad con 75 espectaculares figuras de hombres, mujeres y niños. ¡Ah! Y comer en alguno de sus restaurantes mirando al  puerto…¡todo un placer!

  • Zadar. Esta ciudad goza de una de las mejores situaciones de todo Croacia: tiene cerca buenas playas, maravillosos parques naturales y en el medio de las diferentes ciudades marcadas en la ruta. Es una buena opción para ir a pasar el día y conocer su maravilloso patrimonio como el antiguo foro romano, las murallas, la Iglesia de San Donato, la Plaza Narodni o la Catedral de Santa Anastasia. Pero sin duda, lo que más me enamoró de Zadar fue el Órgano del Mar. Una obra del artista croata Nikola Bašić, que consta de 35 tuberías, en las cuales entra el oleaje y el viento y forma un constante concierto de órgano natural. Es un placer poder disfrutarlo de noche junto a su otra obra, El Saludo al Sol, unas placas solares que durante todo el día retienen la luz del sol, y a la atardecer, producen un espectáculo de luces asombroso. Y no os podéis ir de esta ciudad sin probar su famoso maraschino de cereza…¡está riquísimo!




  • Lagos de Plitvice. La joya de la corona de Croacia. Estos lagos están catalogados como Parque Nacional y Patrimonio de la Humanidad. Son un total de 16 lagos, divididos en inferiores y superiores, unidos por 92 cataratas y cascadas. El parque tiene una belleza impresionante, el color del agua os va a dejar con la boca abierta. El recorrido se hace muy fácilmente mediante unas pasarelas de madera y unos barquitos que cruzan el lago más grande de todos. Como recomendación es bueno ir a primera hora de la mañana, ya que las entradas no se pueden comprar por internet y las colas que se llegan a hacer en temporada son enormes. Si tenías pensado bañarte en estos lagos, siento decirte que no es posible. Si esta es tu intención puedes también visitar los preciosos Lagos de Karka, donde el baño si está permitido.

  • Hvar. Croacia cuenta con alguna de las islas más bonitas y pintorescas de Europa, y una de ellas es la isla de Hvar. La isla está habitada por unas 11.000 personas y el resto es un entorno de bosques vírgenes, playas de arena blanca, lavanda y romero, todo un placer para la vista. La mejor forma para llegar es ir en barco desde Split y una vez allí podremos maravillarnos con sus calitas de agua transparente, su Catedral de San Esteban, el Teatro Antiguo o la Fortaleza Española. Desde el Fuerte de Napoleón podremos contemplar una de las puestas de sol más bonitas de todo el Mar Adriátrico, así que esta isla es un plan ideal para pasar unos días muy románticos.

  • Varazdin. Y no solo de la Costa Dálmata vive Croacia. Si nos vamos hacia el norte del país vamos a encontrar una ciudad totalmente diferente a las nombradas anteriormente: Varazdin. Esta ciudad es conocida como la ciudad del barroco, de las flores y de la música. Pasear por sus calles es  toda una delicia: casas de colores, flores colgando de las fachadas, el antiguo fuerte rodeado de campos verdes y miles de flores, sus famosas pastelerías donde sentarte a degustar algún dulce… Pero lo más bonito de Varazdin es el amor por los ángeles y es que dicen las leyendas, que cuando los ángeles toman vacaciones bajan a esta ciudad para poder descansar. ¿Te animas a encontrar la casa de los ángeles? ¡Está bien escondida pero si pones empeño en buscarla seguro que la encuentras!

  • Zagreb. La capital del país y muchas veces la gran desconocida. La mayoría del turismo en Croacia se lo lleva la Costa Dálmata y de el interior tiene algunas joyas no tan conocidas como Zagreb. La ciudad se divida en la parte baja, donde podremos encontrar la Plaza Ban Jelačić, la Catedral o el Teatro Nacional. Por esta zona se encuentran todas las tiendecitas donde comprar algún souvenir y ademàs montan un mercado donde poder comprar productos locales a muy buen precio. Y en la parte alta (podemos subir mediante un funicular) se encuentra la zona más medieval de la capital. La calle más conocida es la calle Tkalciceva, la cual se encuentra llena de restaurantes y cafeterías para poder degustar una buena cerveza local. No podemos marcharnos de la parte alta sin visitar la Torre Lotrscak, la Igelsia de San Marcos con su peculiar tejado, la Puerta de Piedra o el Edifico del Parlamento. Además tiene varios miradores que harán que te lleves unas fotos maravillosas de la ciudad de Zagreb.

Si estáis pensando en vuestro próximo destino de vacaciones, os aseguro que Croacia es el destino ideal ya que lo tiene todo: es precioso, no está aún muy masificado turísticamente, tiene buenos precios, tiene lugares increíbles y la comida está muy pero que muy rica. Así que ya sabéis…¡apuntar Croacia para vuestra próxima escapada!

¡A seguir sumando kilómetros!