Y de repente un país, un estado, una ciudad te enamoran. Y eso fue lo que me pasó con el estado de Campeche. No solo hablamos de calles bonitas y grandes monumentos, si no de gente bonita en sus calles, comida riquísima para engordar unos cuantos kilos y atardeceres maravillosos desde sus malecones. ¿Te animas a conocer este estado mexicano de mi mano? Pues ahí van mis imprescindibles:

  • Calle 59. Empezamos con uno de los platos fuertes, la maravillosa y colorida calle colonial de la capital del estado, Campeche. Una fachada verde, otra azul, otra rosa, otra amarilla… y así vas a querer pararte y hacerte una foto en todas y cada una de las casas de esta maravillosa calle. Y no solo es súper fotografiable, si no que además está llena de restaurantes y cafeterías donde sentarte y escuchar a un grupo de mariachis o degustar un buen ceviche o unos tacos del pastor riquísimos. ¡Apunta esta calle en tu ruta de postureo, es lo más!

  • Hacienda Uayamón. Aquí es donde te vas a sentir ricachón. Una antigua hacienda ganadera del s. XVI reconvertida hoy en día en un hotel de lujo. De verdad, es una maravilla!!! ¿Sabéis la de fotos geniales que se pueden sacar en su capilla, piscina, spa… todo ello con ese sabor de historia que impregna este hotel. De verdad que es recordarlo y se me ponen los pelos de punta, una maravilla arquitectónica.

  • Zona arqueológica de Edzná. Creerme que en nuestro recorrido por la Península de Yucatán vimos varios yacimientos arqueológicos de la época Maya, pero com Edzná ninguno, tiene el efecto wooooow. Al ver su gran pirámide desde las alturas te quedas sin respiración. El complejo arqueológico cuenta con 20 edificios ya descubiertos y se estima que puede haber escondidos por la selva hasta 180 más, y es que a diferencia de otros grandes lugares arqueológicos mayas, Edzná aún está en estado virgen, casi esperando que sus ancestrales habitantes vuelvan a habitarla. De lo más impresionante que he podido visitar en mi vida, me siento una afotrunada.




  • Becal, pueblo de los sombreros Jipijapa. Nada más entrar en este pueblito mexicano, te reciben cientos de casas decoradas con los famosos sombreros de hojas de palmera. Es un proceso totalmente artesanal y muy complicado, donde para hacer un solo gorro se puede tardar hasta dos o tres días. Amablemente nos dejaron entrar en su taller, ubicado en su propia casa, y nos enseñaron todos y a cada uno de los pasos para confeccionar estos famosos sombreros: teñir la hoja de la palma, trenzar, darle la forma, prensar… Este arte ha ido pasando de padres a hijos y es un autentico placer pasar un rato con ellos y que te cuenten todos los secretos de este antiguo arte sombrerero.

  • Malecón de Campeche. Y este lugar va para los enamorados. No hay nada más romántico en la ciudad de Campeche que llevar a tu chic@ a ver una puesta de sol desde el malecón. Solo te hace falta una buena compañía y una paleta para soportar el calor mexicano… ¡y plan perfecto! No solo eso, si eres un amante del deporte al aire libre, también es tu lugar indicado. Cientos de personas bailan al son de la zumba, pasean, o sacan músculos en los gimnasios improvisados. Un plan de 10 para terminar un duro día de turismo.

  • Fuertes defensivos. Es una buenísima opción el acercarse a estos fuertes defensivos con los que cuenta la capital del estado para adentrarse un poco más en su historia ( cuentan con varios museos como el arqueológico) y para ver unas vistas espectaculares de la ciudad y de la reserva de la biosfera, Calakmul. Eso si, evita las horas de más sol, ya que al estar en alto pega muy fuerte, ¡así que no te olvides de hidratarte!

  • Sentir el folklore mexicano. Y es que, en la Plaza de la Catedral, durante los fines de semana, verano, festivos… se organizan conciertos al aire libre para que los lugareños y turistas puedan disfrutar de una agradable velada. Y desde esta misma plaza podrás tomar el tranvía que te va a dar una vuelta por Campeche para todos aquellos que prefieran no caminar tanto.

En resumidas cuentas el estado de Campeche es maravilloso. Me volví totalmente enamorada de él, así que si tenéis pensado visitar México no lo dejéis fuera de vuestro itinerario porque es una autentica maravilla. ¡Qué quede bien apuntado en vuestra libreta de pendientes viajeros!

¡A seguir sumando kilómetros mis viajeros!